Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva - Ree
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

VESTIDO PARA VIVIR

“cuando entre ti se levante un profeta… y te muestre una señal o un milagro” (Devarim 13,2)

 

El rab hagaon Iaacov Galinsky ztz”l nos recuerda las palabras del Sifri: aunque este falso profeta pueda detener el sol y la luna, las estrellas y las constelaciones, debemos saber que se trata de una prueba, Hashem nos está probando. No lo aceptaremos haga lo que haga, es un falso profeta…

Y se pregunta el Saba Mikelem ztz”l: ¿para qué hace falta un versículo? Está muy claro, es un falso profeta. ¿A quién se le puede ocurrir profesar la idolatría? Tampoco cuando tenemos delante a alguien que pueda detener el sol en el cielo…

Pero, esa no es exactamente la prueba. Seguro que no adoraremos a un ídolo. Hashem nos prueba para saber si amamos a Hashem, con todo el corazón (Devarim 13,4). Para comprobar que nuestro corazón no cede, no se mueve ni se tuerce en absoluto. Porque si amamos a Hashem, tampoco inclinaremos el oído por algo que intente disminuir nuestro amor. Que no despierte en nuestro corazón ni una sombra de duda. Y si aparece una sospecha de que esto puede significar algo, entonces ya nuestro amor no será con todo el corazón y con toda el alma…

Algo maravilloso: la Tora exigía a todo hombre a ser uno más de Novardok.

De la misma forma el Saba enseñaba en su Ieshiva.

Cada mes establecía una norma diferente que aplicaría durante ese tiempo: en el mes de Jeshvan, cuando llegaron nuevos alumnos a la Ieshiva, puso énfasis en la cualidad de aplicar la bondad y recibir a toda persona con una sonrisa. En el mes de Kislev, cuando leemos en la Tora sobre las acciones de los Avot Hakedoshim, insistía en que debemos buscar la grandeza, “cuando llegarán mis acciones a las acciones de mis padres”. En los meses de Tevet y Shvat, se ocupaba de fortalecer la cualidad de la confianza, y en el mes de Adar se centraba en fundar y sentar raíces de valentía. Como el tema del día, lo mismo que él demostró en esa situación crítica: “no se levantó, ni siquiera se movió”. Derrotar a los miedos y a los temores, adquiriendo la valentía, la fortaleza del corazón, sin permitir que hierva la sangre por cualquier cosa...

Estos entrenamientos servirían como preparación para los sucesos que tendríamos que enfrentar en el futuro, en la terrible segunda guerra mundial. Mucha gente no aguantó la presión, se “rompieron” espiritualmente, pero los “novardok” se mantuvieron fuertes como una piedra indestructible.

Todos los alumnos de la Ieshivat Novardok buscaron siempre, para sí mismos, cosas y hechos que les proporcionen una fuerza interior, y en algunos casos, lo demostraron.

Algunos, fueron a las reuniones de los renegados comunistas, y hasta subieron al estrado para decirles, en sus propias narices, cuán equivocados estaban en su conducta, proclamando la única verdad. Es de imaginar la tormenta que se producía después de que los comunistas escuchaban sus palabras.

Otros, se iban al mercado, e intentaban convencer a los iehudim que pasaban allí sus días, inútilmente, para que dejen todo eso y le den una finalidad a sus vidas, fijando un tiempo para el estudio de la Tora.

Si la gente lo escuchaba, estaría muy bien. Y si se burlaban de ellos, no sería menos bueno, ya que cada uno de ellos tenía una gran fuerza interior.

Pensé, ¿qué acto de valentía podría hacer yo? Tuve una idea audaz, que me trajo escalofríos: todos sabemos, que no se acostumbra a ir de noche al cementerio. La noche es el momento en que gobiernan los espíritus, hay seres que tratan de dañarnos, y la Guemara dice que no es bueno ir a dormir al cementerio, molestando a los muertos. Lo único que se puede obtener allí es impureza (Sanhedrín 65b), ¡qué locura!, ir a dormir al cementerio (Jaguiga 3b).

Y es sabido, que en la noche, los muertos, o los espíritus de los muertos, van a la Mikve y hacen su baño ritual en el mismo lugar en donde se purifican los muertos antes de enterrarlos. ¿Una persona podría ir a sumergirse allí? El pensarlo da miedo, y puede ser muy peligroso. Porque los muertos pueden dañar a la persona que entra en el territorio de ellos, y no permiten que hagan sus baños con tranquilidad. ¡Hashem nos cuide de todo sufrimiento!

Decidí ir al cementerio en la medianoche, pero sentí mucho miedo. Entraría al cuarto de purificación, para sumergirme en la Mikve de los muertos. ¡Eso es ser valiente!

Pensé: no pueden levantarse, tampoco pueden moverse... y fui.

El cementerio quedaba fuera de la ciudad. La oscuridad era total, solamente podía distinguir los mármoles blancos, como testigos inmóviles de mi valentía.

Atravesé la puerta del cuarto de purificación de los muertos, y seguí mi camino.

Ese cuarto también estaba completamente oscuro. Mi corazón latía con la fuerza de un martillo. Ahora, no sabía si estaba haciendo un acto de valentía o una tontería, compitiendo con los muertos... Me parecía escuchar el ruido del agua revuelta. Los espíritus se estaban bañando. Pero yo demostraré mi valentía, hasta el final…

Me despojé de mis ropas, y fui camino al agua, y como me pareció, estaban revueltas. Bajé una pierna, el agua estaba fría, helada. Tomé la decisión, iba a sumergirme una sola vez, y me iría. Bajé, de pronto con la pierna le pegué a una calavera. Estaba flotando en la superficie del agua, y a pesar de la oscuridad pude verla...

Mi corazón se detuvo, ni siquiera tenía fuerzas para gritar, mi garganta estaba retorcida, estrangulada por el miedo. Me di vuelta para escaparme, me vestí y desaparecí. Sabía que estaba haciendo tonterías. Molestar a las almas de los muertos. Hashem me ayudó, y no salí dañado...

Corrí todo lo que pude y llegué a la ciudad. No le contaría a nadie sobre lo sucedido. Sabía que el que lo escuche se burlaría, y se formarían dos grupos: un grupo diría que yo estaba loco, que está prohibido ponerse en peligro. El otro, pondría en duda mi idea, ¿dónde estaba el acto de valentía?

No podía dormir. Concentrarme en el estudio, tampoco. Con mucho esfuerzo, pude hacer Tefila. Fui al comedor y vi a mi compañero con muy mala cara. Le pregunté: ¿qué pasa?, se te ve muy mal...

Me dijo: tú no puedes ver tu rostro, no creo que esté mejor que el mío. Te contaré...

Estamos en el mes de la valentía. Pensé, ¿qué puedo hacer? Y tuve una idea, aunque ahora sé que fue una tontería. Decidí ir al cementerio en la mitad de la noche, y sumergirme en la Mikve de purificación de los muertos. Tenía mucho miedo, dicen que los muertos se sumergen en la Mikve todas las noches. Llegué, me quité las ropas, y entré a la Mikve. El agua estaba helada. De pronto, no me vas a creer, sentí una pierna en mi cabeza, y salí corriendo. Un muerto quiso pisarme. No tienes idea de lo que sentí...

¿Que no tengo idea? Aunque no lo creas, sí tengo idea...

En lugar de aprender a ser valientes, aprendieron a ser humildes. Pero estas cosas les sirvieron para enfrentar los embates de la guerra mundial. Por ejemplo, cuando los alemanes invadieron Bialistok en el día de Rosh Hashana, y cuando todos estaban bajo los asientos del Beit Hakneset, y el Rosh Ieshiva seguía recitando la Havdala como si nada pasara. ¡Cómo nos fortalecía!

 

Traducido del libro Vehigadta.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]