Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva - Ki Tavó
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

LA LECHE Y LA VACA

“y cuidarán las palabras del Pacto...

para que prosperen en todo lo que hagan”

(Devarim 29,8)

 

Contaba el rab hagaon Iaacov Galinsky ztz”l: yo llevo sobre mis espaldas, la manutención de siete casas de estudio (Colel Abrejim, donde estudian todo el día los hombres casados), donde cientos de estudiantes se sacrifican por el estudio de la Tora. Intenté hablar con un hombre rico de los Estados Unidos, pero me esquivó, diciendo que él se ocupaba de asistir a las Ieshivot de su país, argumentando un dicho muy conocido “los pobres de tu ciudad están primero” (Iore Dea 251,3). Resultaba muy fácil comprender sus palabras, que coincidían con un “kal vajomer” (una regla de deducción que utiliza la Guemara): si a ellos no les daba, a mí seguro que tampoco me iba a dar...

Le dije que la cosa no era tan así, que los legisladores juzgan y están en duda: es posible que los pobres de la tierra de Israel estén primero que los pobres de su ciudad (Jatan Sofer, Joshen Mishpat 12), porque “en Tzion se dirá: este hombre y este otro hombre nacieron en ella” (Tehilim 87,5), a cada Israel se lo considera como un hijo de la tierra de Israel. Pero, para la Tora de la tierra de Israel seguro que hay preferencia, ya que no existe Tora como la Tora de Israel ni tampoco sabiduría como la sabiduría de Israel (Bereshit Raba 16,4). En la tierra de Israel, el aire da sabiduría (Baba Batra 158b), por eso, los hijos de la tierra de Israel están primero (Tosafot Pesajim 51a). Y dijeron, sobre lo que está escrito, que es una “tierra que mana leche y miel”, que de nuestra tierra surgen explicaciones de Tora, dulces como la leche y la miel, como está escrito: “la miel y la leche estarán debajo de tu lengua” (Shir Hashirim 4,11).

¿Ustedes quieren saber qué me contestó?

¡Es una verdadera vergüenza!

Me dijo: Es verdad, que la Tora de la tierra de Israel es comparada con la leche...

Pero las vacas están aquí, en América...

Le contesté: dichoso el que conoce cuál es su función. Para eso yo estoy aquí, para endulzarte la vida, para facilitarte y permitir que cumplas tu misión en la vida...

Pero estaba claro, no una vaca como ésta. Este hombre no quería dar...

¿Qué les puedo decir?, dijo, e hizo escuchar el proverbio tan común: los negocios no están floreciendo en los últimos tiempos...

Encontró la dirección correcta. Lo digo de verdad, no estoy jugando. Yo soy especialista en negocios e inversiones. En mi mano está la posibilidad de revisar y aconsejar..., y gratis. Y además, cumpliendo el precepto: cuando tu hermano esté en problemas, lo fortalecerás (Vaikra 25,35).

Le dije, tráeme una Guemara, el tratado de Avoda Zara...

Los habitantes de la tierra de Israel tienen lo que aprender de los iehudim de los Estados Unidos. En la tierra de Israel, los libros están en el lugar principal de la casa, desparramados con bendición. Así no se guarda un tesoro. Allá, en América, también están en un lugar principal, pero expuestos en la vitrina, como los objetos de plata. Los libros están guardados en un cuarto interior, para que el mal ojo no caiga sobre ellos. Aunque se sospecha que ningún ojo común tampoco caerá sobre ellos (porque nadie siquiera los lee)...

Llegó la Guemara. Abrí en la hoja 19b. Leí: dijo rabi Iehoshua Ben Levy, una cosa está escrita en la Tora, duplicada en los Neviim (profetas) y por tercera vez en los Ketuvim (escritos): todo el que se ocupa de la Tora tendrá éxito en sus negocios.

En la Tora está escrito como recita el versículo con el que comenzamos estas palabras de Tora: para que prosperen en todo lo que hagan.

En los Neviim, no apartarán este Sefer Tora de sus bocas, se ocuparán en él de día y de noche, cuidando y haciendo todo lo que está escrito, y así tendrán éxito en sus negocios y prosperarán (Iehoshua 1,8).

En los Ketuvim: porque la Tora de Hashem será vuestra posesión, y en Su Tora se esforzarán de día y de noche, y tendrán éxito en todo lo que hagan (Tehilim 1,2).

Vi su rostro, buscaba consejos para evadirse...

Le dije: ahora, quiero que me traigas el tratado de Berajot...

Se llevó un tratado (lo guardó bien) y trajo el otro. ¡Qué placer da abrir un libro nuevo! Lo abrí en la hoja 35b. Le dije: vamos a estudiar dos dichos que están próximos, y veremos qué puedes decir...

El primero: veamos que estas generaciones no son como las anteriores. En las anteriores, ellos hacían la Tora fija y sus trabajos pasajeros. Tenían las dos cosas en sus manos. Las últimas generaciones hicieron el trabajo fijo y la Tora pasajera. Y ninguna de las dos cosas consiguieron tener en sus manos.

Enseguida está escrito: las primeras generaciones entraban sus frutos por la puerta del granero, para obligarse a separar el Maaser. Las últimas generaciones, entraban sus frutos por los techos (o por las ventanas) para liberarse del pago del Maaser.

¿Cuál es la relación entre ambos dichos? Te lo diré...

Las primeras generaciones, hicieron la Tora fija, por eso la Tora quedó en sus manos, y también el trabajo tuvo bendición. Y eso está expresado en una Mishna: todo el que recibe sobre sí la carga de la Tora, le quitan la carga del “derej eretz” (le alivianan el trabajo) (Pirke Avot 3,5). Pero las últimas generaciones, que convirtieron al trabajo en algo fijo, no recibieron la Bendición del Cielo, con lo cual se quedaron sin la Tora y sin los frutos del trabajo...

La pregunta surge: si ellos hicieron su trabajo fijo, ¿por qué no hubo bendición en el trabajo? Tal vez hicieron su trabajo fijo para fortalecer los institutos de Tora, como está escrito (Devarim 33,18): se alegrará Zevulun en sus salidas, y explica Rashi que tenía éxito en sus salidas con sus mercaderías, porque su intención era mantener a su familia y a la familia de Issajar, que estudiaba Tora en sus tiendas...

Pero, con nuestros ojos podemos ver que ellos ingresaban la cosecha por el techo, para no tener que sacar el diez por ciento y repartir entre los Cohanim y  entre los pobres. Entonces, ¿cómo iban a pretender que la Bendición se deposite sobre sus cosechas?

Una bonita explicación, me dijo, y llevó la Guemara a su lugar, dejándola bien guardada...

¿Y me dio algo?... ¿Dónde?

Si no me hice merecedor de una donación para la Tora, al menos dije unas hermosas palabras de Tora, y le pido a Hashem, sólo para resguardar el honor de este hombre, que tenga éxito en sus negocios…

 

Traducido del libro Vehigadta.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]