Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva - vayelej
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

LOS RESPONSABLES

“Y fue Moshe” (Devarim 31,1)

 

Este Shabat es “Shabat Shuva”, el Shabat del arrepentimiento, y se acostumbra, en muchos Batei Knesiot, que el rab o el hombre sabio del lugar, hable frente a la congregación. Y dijeron nuestros sabios: en el momento en que el sabio está sentado disertando, y la congregación le contesta “Iehe Shmei Hagadol Mevoraj” (aquí trae el lenguaje de la Guemara, en el tratado Berajot), la fuerza que se genera en el Cielo es muy poderosa. Tanto, que si a una persona se le ha firmado un decreto, donde se le ha condenado a algo malo, hasta también algo que perdure durante cien años, Hakadosh Baruj Hu lo perdonará. ¡Cuánto debemos valorar el Kadish posterior a una charla o una conferencia, y contestar “Amen, Iehe Shmei Raba” con toda la concentración que nos sea posible.

Pero, el sabio no puede conformarse con la conferencia que dicta en el Beit Hakneset. En nuestra perasha está escrito: “Y fue Moshe y habló a todo Israel”.

Y explica el “Keli Iakar”: Moshe Rabenu quiso prevenir a todo Israel sobre el arrepentimiento. Y como ninguna persona puede ver su propio pecado, por eso está escrito “Y fue Moshe”, fue de tienda en tienda, a ver a cada integrante del pueblo de Israel en particular, y hablaba estas palabras al corazón de cada uno, o sea, frases de arrepentimiento que tienen que ver con la palabra, como está escrito: tomen para ustedes estas palabras y vuelvan a Hashem (Hoshea 14,3).

Así hacía Moshe Rabenu, el pastor del pueblo, y también así hacía Shmuel Hanavi, el profeta: Y viajaba cada año, bordeando Bet Kel, llegando hasta el Galil y Mitzpe, juzgando al pueblo de Israel en todos esos lugares (Shmuel 1 7,16).

Y está escrito (Tana Dbei Eliahu, 11): estas setenta mil personas que fueron asesinadas en Guivat Biniamin, a causa de los hechos de Pileguesh en la Guiva (al final del libro de Shoftim), ¿por qué murieron? Porque debían haber sujetado por sus cinturas a los Sanhedrin con cadenas de hierro, subirlos a los carruajes y llevarlos por todas las ciudades de Israel. Un día en Lajish, otro en Beit Kel, otro en Hebron y otro día en Ierushalaim. Así recorrerían todos los lugares de Israel, enseñando Tora a Israel, para engrandecer y santificar el Nombre de Hakadosh Baruj Hu, en todos los lugares que creó, desde una punta a la otra del mundo. Pero…, no lo hicieron.

Moshe Rabenu fue rey, Shmuel Hanavi también fue rey, y sobre cada persona está dicho: que cada uno es rey dentro de su casa, como está escrito (Ester 1,22): para que cada hombre sea el jefe de su casa. Pero no alcanza con eso, con que los padres sean los encargados de mantener el orden en la casa y de distribuir las actividades. Y con respecto a la conducta, también respecto a los hijos aparece la regla de que ningún hombre ve un defecto en sí mismo, por lo tanto, ningún padre (o madre) ve el pecado en sus hijos. Y los padres tienen la misión de dirigir y guiar a sus hijos en forma personal. Pero si no pueden ver los pecados de sus hijos, ¿cómo harán para educarlos? Además deben orientarlos y llevarlos por el buen camino. Y ocuparse de ellos, ¿de qué forma? Tal cual como vimos con Moshe Rabenu: “Y fue Moshe y habló a todo Israel”. Supervisar que cumplan con nuestros pedidos, hasta el final, hasta terminar cada cosa. Verificar que estamos construyendo una generación digna, según nos marca la Halaja. Seguirlos de cerca (y a la vez de lejos, para que no se sientan observados), en forma personal, para engrandecer y santificar el Nombre de Hakadosh Baruj Hu en todos los mundos que creó, cada uno de nuestros hijos es un mundo completo, y el Nombre del Bore se engrandecerá y santificará en ellos, cuando todos vean sus conductas.

Y es una cosa aceptada por todos nosotros, que en Rosh Hashana hay un Juicio doble, a cada hombre se lo juzga por sí mismo, y si el juicio no sale tan bien, se tendrá en cuenta que hay muchas personas que lo necesitan, y por esto tendrá méritos suficientes para que le den un buen año, para que pueda completar su misión con todo éxito. Y dijeron nuestros sabios, que el rey será juzgado en un tribunal especial, con un trato especial, poniendo fundamentalmente en el juicio la cualidad de la piedad, antes de que aparezca la furia de Hashem, antes de que se haga presente la cualidad de la justicia. ¿Por qué? Porque los habitantes del reino necesitan del rey, aunque el rey también necesita a los habitantes del reino, ya que si no hay un reino para qué queremos al rey.

Y dijimos que cada hombre es el rey dentro de su casa, y cuando los padres cumplen su función como padres, cuando completan la finalidad y prestan atención en cada detalle de la educación de sus hijos, se harán merecedores de la cualidad del Favor, de la misma cualidad que reciben los reyes, y gozarán de buenos años donde Hakadosh Baruj Hu les brinde y los colme con todos los deseos de sus corazones, para ellos y para todos los integrantes de sus familias.

 

 

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]