Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva nueva hoja PERASHAT KORAJ-17
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

 

LA NATURALEZA EN MANOS DE LOS QUE ESTUDIAN TORA

“… y dio almendras” (Bamidvar 17,23)

Rabenu Hajida ztz”l escribió, que encontró una antigua recopilación que “dormía” entre los apuntes de uno de los alumnos de rabi Iehuda Hajasid ztz”l, donde explicaba que el árbol de las almendras tiene una variedad “masculina” que no da frutos, pero que hace florecer al árbol “femenino” el cual sí da sus frutos.

Y con esto, el Bore Olam quiere relacionar el Servicio del Cohen Gadol en el Beit Hamikdash (el sumo sacerdote en el sagrado Templo), que se realizaba, por supuesto aquí, en la tierra, pero que subía a los Cielos y allí “trabajaba” dando sus frutos, ejerciendo su influencia para brindar una gran bendición.

Y el Jida agregó sobre esto que la palabra “Shekedim” (almendras) tiene las mismas letras que “Mikdashi” (Mi Santuario), que menciona indirectamente al Mikdash del Cielo, que está enfrentado al Beit Hamikdash de la tierra. Por eso el Servicio realizado aquí, se eleva y tendrá sus efectos principales en el Cielo.

Es sabido (de acuerdo a una de las opiniones), que las oraciones que rezamos hoy en día fueron establecidas en lugar de los sacrificios. Y cada oración sube al Cielo y allí hará “su trabajo” para brindar abundancia, salvación y consuelo, ganancias y éxitos…

Cuando nosotros analizamos un relato que tiene su parte milagrosa donde se puede apreciar el gobierno de un hombre justo sobre la naturaleza, es posible explicar que esto que se ve como un milagro, en realidad no es un milagro, sino que este hombre justo se ha elevado y ha alcanzado a “pisar” (se ha aproximado a) la categoría del primer hombre, Adam Harishon, antes de haber pecado, cuando gracias a su pureza y a su origen divino, tenía el control absoluto sobre la naturaleza.

Tal vez así podríamos explicar lo sucedido con Janania, Mishael y Azaria cuando el rey los introdujo en una jaula con leones hambrientos y no sufrieron ningún daño. Porque estos tres hombres justos llegaron a la categoría de Adam Harishon y su dominio sobre los animales y las fieras era algo natural para ellos.

En los últimos tiempos se dio a conocer un relato terrible que se vivió en la Shoa (el Holocausto). Uno de nuestros grandes hombres justos, muy conocido, escapaba de los nazis Imaj Shemam (sean borrados sus nombres) y equivocó su camino. Anduvo durante horas, tratando de alejarse de la ciudad, hasta que vio a lo lejos una casa iluminada y golpeó a la puerta de la entrada. Recién allí descubrió su tremendo error…

Los alemanes que vieron al justo iehudi en la casa de la oficial, en la mitad de la noche, estaban muy asombrados viendo la posibilidad de que los perros no hayan cumplido bien con su función ya que no le habían hecho nada a este hombre. No podían creer lo que sus ojos veían. Para sacarse la duda y estar seguros de lo que estaban “palpando”, le dijeron al iehudi: si quieres seguir con vida, tendrás que hacer algo muy importante que vamos a pedirte. Esto debería ser muy simple para ti, sólo tienes que regresar por el mismo camino que tomaste para llegar, por el sendero principal que trae hasta la casa, y luego volver hacia el lugar donde nosotros te estaremos esperando. Si haces eso, te dejaremos en libertad.

Y así pasó. El justo tomó el camino de regreso y los perros no se le acercaron, no le hicieron absolutamente nada y así se salvó…

Contó el rab Iaacov Kolodski lo ocurrido con uno de los hombres poderosos de Londres, el rab Folk. Este hombre donaba sumas muy importante de dinero para las necesidades de muchos huerfanitos, y un día llega a verlo el hijo del rab hagaon rabi Eljonon Hailpern, rab de Golds Green, pidiéndole determinada suma para el casamiento de un huérfano. El enviado traía consigo un mensaje de su padre, rabi Eljonon, dirigido para el rab Folk: si aportaba el monto que le solicitaban, su hija se comprometería ¡en pocos días!

¿Usted puede asegurarme lo que está diciendo?, preguntó el rab Folk a rabi Eljonon.

Y el rab le contestó: sí, puedo garantizarlo…

¿Y qué sucederá si mi hija no se compromete?, siguió preguntando el millonario.

Podrá proclamar por toda la ciudad de Londres que yo soy un ladrón, contestó terminantemente rabi Eljonon.

Asegurar algo así no era tan simple, la hija del rab Folk ya no era una niña y había fracasado en muchos intentos para casarla. Sin embargo, el justo decretó…

El rab Folk aportó el dinero solicitado y su hija se comprometió en sólo dos semanas!!!

Aquí también podemos afirmar que el sabio que se ocupa de las necesidades de los huérfanos y viudas también se hace merecedor de cierto dominio sobre la naturaleza, y que sus bendiciones se cumplen con una exactitud asombrosa.

¿Y cómo podemos explicar esto?

De acuerdo a la Guemara (Baba Batra 10a) donde trae el versículo “Hashem acompaña a quien da gracia a los necesitados” y explica que no podría expresarse de esta forma sino porque aparece escrito en el versículo.

¿Qué es lo que no puede decirse?

Sencillamente decir algo así, que quien se ocupa de los necesitados pasa a ser un “acompañante” de Hakadosh Baruj Hu. El rab Folk, también ayuda a los necesitados, por consiguiente tiene grandes méritos.

Siguiendo con el mismo tema, el rab hagaon, rabi Itzjak Zilverstein Shlita contaba que un Talmid Jajam (un hombre sabio estudioso de la Tora) se encontró con el gaon rabi Refael Soloveichik entre Iom Kipur y Jag Hasucot, y vio que en el rostro del rab faltaba la alegría que debía verse en esos días.

¿Acaso al rab le faltan las cuatro especies? (las cuatro especies que bendecimos en Jag Hasucot: Etrog, Lulav, Hadas y Arava), preguntó el Talmid Jajam.

Y el gaon contestó: en efecto, a mí me faltan las cuatro especies, pero no el Etrog ni el Lulav, no los Hadasim ni las Aravot. Los que me faltan son los cuatro (las cuatro clases de personas) sobre los cuales Hakadosh Baruj Hu dijo: si tú alegras los Míos, Yo alegraré los tuyos… y ellos son los que yo necesito encontrar ahora: yo estoy buscando al huérfano y a la viuda, al converso y al levi, (ellos son los Míos, los nombrados por Hashem) para hacer la Voluntad de Hashem yo quiero hacer con ellos el favor, y alegrarlos en estos días de alegría.

Traducido del libro Lejanej Besimja.

 

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]