Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva nueva hoja PARASHAT JUKAT-17
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

LA MARAVILLA SE REVELO

“Y así dirán los gobernantes…” (Bamidvar 21,27)

En el libro “Jaredim” (35,30) encontramos en nombre del Zohar Hakadosh la explicación del versículo que indica la obligación de realizar un balance de nuestras acciones al final de cada día. Revisar de qué forma transcurrió el día. Si cometimos algún pecado debemos reconocerlo y arrepentirnos. Y pensar, cómo hacer para mejorar nuestros caminos en el futuro y cómo evitar caer en los tropiezos en los que ya caímos…

A cada hombre y cada familia se le presentan “pruebas”, y siempre resultan ser muy distintas entre sí. Uno puede tener dificultades económicas, el otro problemas en la educación de los niños. Uno tiene que invertir mucho tiempo para solucionar asuntos referidos a la salud mientras que su compañero volcará sus energías para otras cuestiones.

Y siempre, cuando escuchamos sobre las dificultades de los demás, es muy fácil decir “es una prueba y debemos fortalecernos sobre ella…”, pero, cuanto el sufrimiento le toca a la persona, hay quienes no pueden enfrentarlo, a pesar de que no existen dudas de que cada uno tiene todos los elementos y fuerzas para sobreponerse a la prueba, ya que Hakadosh Baruj Hu nunca viene con engaños ni imposibles sobre sus creaciones y jamás nos pondrá una prueba que no seamos capaces de afrontar…

Una de las pruebas más difíciles de superar para cualquier matrimonio resulta ser el nacimiento de un hijo con síndrome de Down, y no creemos que resulte necesario explicar por qué es tan difícil.

Sin embargo, a pesar de que la angustia inicial es muy fuerte, y no es posible evitarla de ningún modo, una gran parte de los padres se desenvuelven con una gran fe en el Bore Olam, y llegan a la acertada conclusión de que si así fue decretado por Hakadosh Baruj Hu para ellos, señal de que tienen las fuerzas para aceptar semejante desafío.

Ellos no se avergüenzan del hijo que Hashem les dio, salen con él de paseo, lo traen al Beit Hakneset, y hacen todo lo que está a su alcance para mostrar a todo el mundo y también a sí mismos que se trata de un alma pura y santa que descendió al mundo. ¿Para qué? Tal vez para corregir determinadas cosas, por lo tanto, somos dichosos, que buena es nuestra parte por ser los padres asignados para hacer crecer un alma como ésta, y ayudar a que se realicen estas correcciones…

A continuación, algo que nos ayudará a entender qué importantes son estas almas.

Una vez llegó una pregunta sobre un pollo al Maharal Miprag. El gaon vio al pollo y le pareció Casher, absolutamente apto para el consumo. Pero, para determinar la ley con claridad y que no exista duda de ninguna índole, el gaon, como es su costumbre, ordenó hacer una consulta y esta vez pidió dirigirse a la casa de una persona, donde vive un niño sordo y mudo al que le harían la misma pregunta sobre el pollo.

Esta decisión causó una enorme sorpresa en todo el mundo, pero, por cuanto que las palabras salieron de la boca santa del Maharal, hicieron como lo ordenó.

El niño, de nueve años de edad, era conocido en toda la ciudad porque jamás había abierto la boca para pronunciar palabra y porque tampoco podía escuchar ni una palabra. Esta vez escuchó la pregunta, pensó mirando detenidamente el pollo, y sacó de su boca una palabra con una claridad asombrosa: “Casher”. Inmediatamente después de pronunciar esta palabra, su alma dejó este mundo…

El suceso, realmente increíble, se difundió rápidamente en todos los alrededores, y el Maharal salió prestamente a explicar de qué se trataba todo este asunto. El alma de este niño, estuvo en la reencarnación anterior dentro del cuerpo de un rab que dictaminaba sobre leyes, un Talmid Jajam (un gran sabio) muy grande, muy justo, uno de los pilares del mundo, y durante toda su vida se ocupó, con mucho sacrificio, de enseñar la Tora.

Cuando después de su fallecimiento llegó al Mundo de la Verdad, resolvieron en el Cielo que entraría al Gan Eden (paraíso), pero de pronto apareció un Angel acusador y en su boca una terrible acusación…

En una víspera de Shabat, muy poco tiempo antes de la puesta del sol, o sea casi en la entrada del Shabat, llegó hasta el rab una viuda con una pregunta sobre un pollo. Al parecer, debido a la presión ejercida por el corto tiempo, ya que el Shabat estaba muy cerca, el rab no vio bien, y por error, declaró al pollo “no apto”, a pesar de que era Casher. La viuda estaba sufriendo en demasía, ya que no tenía otro pollo. Y a causa de esto, a pesar de que era un hombre íntegro y justo, el Tribunal Celestial decretó que el alma del rab debía descender nuevamente a este mundo, para corregir su error…

El rab sintió un gran temor, y dijo frente al Tribunal del Cielo que tenía mucho miedo de bajar nuevamente a este mundo y enfrentar las pruebas que este mundo nos presenta. Tenía dudas si podría mantenerse justo, teniendo que afrontar nuevamente más pruebas. Sus pedidos, contaba el Maharal Miprag, fueron aceptados, y el Tribunal determinó, que para recibir el perdón por el sufrimiento que le provocó a la viuda, el rab debía descender nuevamente a este mundo, pero bajaría siendo sordo y mudo, para evitar que pueda cometer pecados, y en el momento en que llegue a él por primera vez una pregunta sobre pollos se dará por terminada su misión aquí y lo conducirán al Gan Eden.

Recuerdo un hecho que vi, dice el rab hagaon Itzjak Zilverstein Shlita, junto al Maran, el “Kehilot Iaacov”, el rab hagaon Iaacov Israel Kanievsky ztz”l. Entraron a verlo los padres de un niño con síndrome de Down, y el Maran se “levantó” frente al niño, y dijo a los padres: ustedes han sido grandemente beneficiados, porque ha sido puesta en vuestras manos un alma que no ha pecado. ¡Es digno de alegrarse frente a Hashem!

Este asunto nos muestra, y desde luego es sólo un ejemplo, aunque muy elocuente, de hasta dónde no tenemos un enfoque correcto de lo que sucede en este mundo. Vemos que entre nosotros hay personas con una “gran cabeza”, o con manos y piernas sanas. Baruj Hashem, mucha gente tiene completos todos los miembros de sus cuerpos y a pesar de esto, hacen todas las cosas mal…, o como solemos decir… no hacen nada bien…

Los pecados que estas personas cometen, y la duda sobre si han completado la misión para la que fueron colocados en este mundo, los lleva a un estado de infelicidad gigantesco. Ellos, en verdad, son los “pobrecitos”. No debemos sentir piedad por un niño con síndrome de Down, sino una gran piedad y lástima por estos “pobrecitos” que no saben para qué fueron puestos en este mundo.

Por otra parte, estos niños, vienen a cumplir su función en el mundo, y sin lugar a dudas, la cumplen, hasta el punto que el Maran Staipeler se pone de pie frente a ellos.

Traducido del libro Lejanej Besimja.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]