Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashá Parashá Balak-18
Por. Rab. Shraga Simmons



Bilam Versus Abraham

Números 22:2 - 25:9

"Quien tiene tres características particulares es contado entre los estudiantes de Abraham y quien tiene otras tres características es contado entre los estudiantes de Bilam.  Aquel que tiene un buen ojo, humildad y contentación es un alumno de Abraham, y aquel que tiene un ojo malo, arrogancia y codicia es un alumno de Bilam".  (Talmud - Pirké Avot 5:22)

En la parashá de esta semana, el pueblo judío pasa por el territorio de Moab.  Balak, el rey de Moab, quiere hacer guerra en contra de los judíos, pero se da cuenta que atacarlos físicamente no sirve de nada.  La supervivencia judía es gobernada por leyes espirituales, y entonces el único método para vencerlos es con poderes espirituales.  Entonces el rey Balak contrata al más grande maestro espiritual del mundo no judío, un hombre llamado Bilam, para que luche metafísicamente en contra del pueblo judío.

¿Quién era Bilam?  ¿Y qué lo diferenciaba a él de un hombre como Abraham quien usaba sus poderes para mejorar a la humanidad?  El Talmud identifica tres características claves; nosotros las examinaremos una a una.

Buen Ojo Versus Mal Ojo

Alguien que tiene "buen ojo" sinceramente celebrará el éxito de otros, mientras que alguien con "mal ojo" se lo tomará de mala manera.

En Génesis 18:2, Abraham corre para ocuparse de tres extraños nómades, como parte de su constante búsqueda para acercar a otros a D'os.  Compara esto con Bilam, un hombre famoso contratado para generar ondas espirituales negativas en contra de los judíos.  Bilam pudo haber buscado la victoria "bendiciendo a Moab", en lugar de escoger la bajeza de maldecir a los judíos.

Tú puedes descubrir si las personas tienen un buen  o un mal ojo viendo sus reacciones hacia las buenas noticias de otros.  Por ejemplo: si tú estás conduciendo tu nuevo auto, ¿otros bailarán alrededor con un canto de "Mazal Tov"?  O ¿ellos dirán secamente "es lindo"?

Aquí en Israel, yo tengo mi propio método de determinación.  Cuando alguno de los alumnos de la ieshivá se compromete, se hace un gran anuncio y una gran celebración.  Por supuesto, es fácil para un alumno ya casado celebrar el compromiso de otro.  Pero yo siempre presto atención a los alumnos solteros que están deseosos de casarse.  La manera en la que ellos reaccionan hacia el compromiso de otro es una verdadera prueba de sus "ojos".

En la práctica, es una buena idea ser cuidadoso respecto de publicitar nuestros propios éxitos - ya sea respecto de riqueza, hijos o buena suerte en general.  Porque la triste realidad es que muchas personas son celosas, y en función de sentirse mejor, secretamente desearán que pierdas lo que has obtenido.  Esto no significa que debemos ser paranoicos.  Pero tiene sentido ser modesto y discreto, y ser selectivo respecto de la persona con la cual compartiremos nuestra información personal.  Ostentar, simplemente invita a la posibilidad del "mal ojo".

Humildad Versus Arrogancia

La otra característica que diferenciaba a Abraham de Bilam es "la humildad versus la arrogancia".  Como hemos hablado en parashat Bamidvar, la definición de "humildad" es saber cuál es el lugar de uno en relación a los otros - particularmente respecto de D'os.  Abraham personifica a la humildad pues su misión en la vida fue enseñar que todo poder proviene directamente de D'os.

Bilam, por otro lado, fue directamente y maldijo a los judíos, incluso que D'os claramente lo objetó (22:12).  Él vió a D'os como una deidad que podía ser engatusada  - o evitada del todo.

Esto se relaciona con nuestra propia observancia.  Cuando nosotros encontramos una mitzvá - ya sea dar caridad, limpiar para Pesaj o ir a la sinagoga - ¿nosotros la vemos como una obligación que nos la tenemos que sacar de encima o como una oportunidad para abrazar?

Contentación Versus Codicia

La tercer característica es "contentación versus codicia".  Cuando Abraham viajaba a la tierra de Israel - una metáfora para su viaje espiritual - él estaba dispuesto a dejar los lujos a cambio de una vida de principios y valores.  Él incluso estaba dispuesto a ser tirado al fuego, antes que abandonar su integridad moral.

Bilam, por otro lado, fue estimulado sólo por su búsqueda de riquezas.  De hecho, el midrash incluso lo "acredita" a él por haber originado el concepto del casino y el burdel.  Él era un agente libre, un mercenario, un revólver contratado sin conciencia.  El mismo nombre Bilam es una contracción de las palabras "Bi-lo am", lo que significa "sin nación".  Su lealtad era dirigida a  quien le daba más dinero.

En la práctica, frecuentemente es difícil discernir las buenas intenciones de alguien.  ¿Ellas son motivadas para ayudar a la humanidad o por interés propio?  ¿Cómo diferenciamos?

La respuesta la encontramos en nuestra fuente original de Pirké Avot, que diferencia entre los alumnos de Abraham y los alumnos de Bilam.  ¿Por qué mencionó a los alumnos?  ¿Por qué no simplemente distinguir entre Abraham y Bilam?   

La respuesta es que la verdadera expresión del carácter de una persona se refleja en los alumnos que ella produce.  Es por eso que el judaísmo dice que cuando se escoge un Rabino, el carácter es más importante que la erudición.  Maimónides, es su obra maestra "Mishné Torá", expresa esta idea al escribir las leyes del comportamiento (hiljot deot) ANTES que las leyes del estudio de Torá.  Tú puedes ser talentoso y sabio, pero aún así terminar como Bilam - si tú no trabajas para desarrollar un buen carácter.

Ensillando al Asno

Hay otro ejemplo más sobre la diferencia entre Abraham y Bilam.  La Torá reporta que cada uno de ellos "se levantó temprano en la mañana y ensilló al asno"  (Abraham en Génesis 22:3 y Bilam en Números 22:21).  En hebreo, la palabra "ensillar" (lajvosh) suena parecido al verbo "conquistar" (lijvosh).  Y la palabra "asno" (jamor) está relacionada con la palabra "material" (jomer).  La interpretación es la siguiente: cuando Abraham "ensilló al asno", él conquistó a sus impulsos materiales en el servicio a D'os.  Entonces, cuando Abraham fue a recibir la profecía en el monte Moriá, él dejó al asno detrás (Génesis 22:5) - como diciendo "yo estoy libre de las garras del deseo".

En contraste, Bilam se levantó temprano en función de planificar la caída de otros en su búsqueda por la riqueza y la gloria.  En el caso de Bilam es el asno que tuvo la profecía (Números 22:25) - probando así que estaba en un nivel más alto que Bilam!  No es sorprendente que D'os prediga la muerte de Bilam con las palabras: "El ancestro de ellos, Abraham, te ha precedido" (Talmud, Sanhedrín 102b).

Justicia Poética

Es alentador notar que en el análisis final, todo sale bien.  En Números 24:5, cuando Bilam intenta maldecir a los judíos, lo que surge es una hermosa bendición: "Cuán sagradas son tus tiendas, oh Iaacov, tus moradas Israel".  Estas son las primeras palabras que el judío dice cada mañana cuando entra a la sinagoga para rezar.  Por 3000 años, los judíos han usado las palabras de Bilam para fortalecer su compromiso con D'os.

Quizás este es el cumplimiento de la promesa eterna de D'os a Abraham: "Yo bendeciré a aquellos que te bendigan, y maldeciré a aquellos que te maldigan" (Génesis 12:3).  Que siempre así sea.  Amén.

 

Shabat Shalom!!!




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]