Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva -PERASHAT KI TAVO
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

TERMINE EL AÑO Y SUS…

“Todas estas bendiciones vendrán sobre ti” (Devarim 28,2)

La profecía está enunciada para nuestros días, como es sabido, aunque hoy no tenemos profetas. Cuando el pueblo retorne al buen camino, llegará la tan esperada Redención. Y hay mucho más en la profecía, de acuerdo a lo escrito por Rabenu Harambam ztz”l, en la Higueret Teiman (la carta de Teiman): hay entre nosotros un mensaje (el mensaje se refiere a la profecía) grande y maravilloso, yo lo recibí (al mensaje) de mi padre, que lo recibió de su padre, y el padre de su padre… y ellos recibieron esto de nuestros antepasados (nuestros padres, Abotenu). Y así hasta llegar al comienzo del destierro de Ierushalaim. Que cuando vuelva el pueblo de Israel a su estado anterior (con la Teshuva, el arrepentimiento) estaremos frente a la Redención. Que sea la Voluntad de Hashem que seamos merecedores de esto con rapidez…

Y aunque no tengamos profetas, existe hoy el “Ruaj Hakodesh”, y lo encontramos en el extremo superior de la escalera a la que subió rabi Pinjas Ben Iair (Avoda Zara 20b). Dichosos los que se hacen merecedores, que tienen el poder de “ver” el futuro.

Creo que yo conozco un hombre que “mereció” el Ruaj Hakodesh: este año recibí un almanaque y al recibirlo, hice lo que comúnmente todos acostumbran a hacer: pasar hojas y “mirar” un poco. Abrí en la última semana del mes de Elul, que concluye con una esperanza: “que comience el año con sus bendiciones”.

Estaba de acuerdo con todo mi corazón, que el año comience con bendición. Seguí pasando páginas y llegué a la última. Mis ojos se oscurecieron…

En la víspera de Rosh Hashana aparece otra bendición: “que termine el año con sus maldiciones”… y quise protestar. Ahora mi corazón tiene una gran queja contra el impresor del almanaque.

¿Por qué no pide que sea un año colmado de bendición?, ya vemos que en Rosh Hashana comemos manzana con miel para pedir un año bueno y dulce… Y entre las oraciones agregamos que seamos inscriptos en el “Libro de la Vida”, con bendición, paz, un buen sustento, con la Ayuda de Hashem, Redención, consuelo y buenos decretos, que Hashem nos recuerde y nos inscriba (en Su Libro), a nosotros y a todo Tu Pueblo Israel, para vidas buenas y paz… Aquí está el deseo para que nuestras oraciones sean recibidas con Voluntad, y que se pongan en funcionamiento (nuestros pedidos) desde las alturas.

Pero, lamentablemente, después de cada semana que pasa, puedo ver cuánta razón tiene el impresor del almanaque. Atentados por todas partes, una verdadera “carnicería” en las calles y rutas, que se cobran un precio muy alto de sangre, con cantidades de heridos que tienen que soportar mucho dolor. Algo que no nos permite pensar con tranquilidad…

Y resulta asombroso, ¿cómo sabía todo esto el impresor del almanaque? Fue impreso más de un año antes del final del próximo año. Con seguridad tiene “Ruaj Hakodesh”…

Pero no, claro que no. El hombre no está obligado a tener “Ruaj Hakodesh”. Simplemente (o no tan simple) tiene que saber lo que está escrito en ese “Libro”. Porque todo está escrito en la Tora, todo está dicho en la Tora desde un principio. Y en la Guemara encontramos, que Ezra Hasofer estableció para Israel que lean las maldiciones escritas en la Tora antes de Rosh Hashana, para que “termine el año con sus maldiciones” (Meguila 31b). Todos los años, cada año y año.

Y ahora podemos preguntar: ¿por qué estableció así Ezra Hasofer, hace como dos mil quinientos años? No todos los años son tan malos, hay años buenos, llenos de satisfacciones, “años de vida y abundancia, de paz, como los años buenos, para la bendición”.

La respuesta se refiere a la integridad, porque un año donde el bien sea completo y que envuelva a todo el año, sólo lo tendremos cuando llegue la cercana Redención. Y en cada año nos paramos y pedimos, esperamos que “termine el año con sus maldiciones, que comience el año con sus bendiciones”. Pero también, cuando nuestros pedidos son respondidos con Voluntad, cuando nuestros deseos materiales se hacen realidad, cuando nuestra situación mejora en todos los terrenos, entonces, se amplía nuestra visión y comprobamos que todavía estamos muy lejos del bien completo, y seguimos con los pedidos: “termine el año con sus maldiciones, comience el año con sus bendiciones”. Porque el que tiene “Mana” (cien monedas) quiere doscientas, y el que tiene doscientas desea tener cuatrocientas…

Todo esto también en la época de Ezra Hasofer, se construyó el segundo Beit Hamikdash, y fueron años de bendición, en los años de Shimon Hatzadik y Shimon Ben Shetaj. Y qué diremos más tarde, cuando se destruyó el Beit Hamikdash, cuando creció el “ocultamiento” de la Divinidad, y cada día que pasaba tenía más maldición que el anterior. La oscuridad aumentaba, abarcaba todo…

Y cuando seguimos avanzando en el tiempo, la cosa se pone peor. Llegamos a los días en que el Mashiaj parece tener un impedimento para venir, y está escrito que los sufrimientos en la época previa al Mashiaj son más grandes que los dolores de parto.

Entonces, no tenemos dudas. Como medida prioritaria debemos pedir un poco de “aire” para soportar tantos sufrimientos, y rezar para que disminuyan o desaparezcan por completo. También es natural que un enfermo pida que se alivien sus dolores y que el pobre pida pan para sus hijos (Sanhedrin 110a). Pero lo principal, lo más valioso, es ver un poco más allá. Está bien que el pobre necesita pan y que el enfermo quiere sufrir menos, sin embargo, si pedimos la Redención también conseguiremos solucionar las cosas urgentes, además de conseguir el bien completo, íntegro, en todas las cosas. Con la Gueula desaparecerán los sufrimientos, los enfermos, no habrá más oscuridad, la luz brillará.

Como está escrito en la Haftara: se levantará la luz porque llegará el Honor de Hashem que brillará, no escucharemos más sobre el robo en tu tierra, nadie hará el mal en tus límites. La Redención pondrá su sello, Yo soy Hashem… (Ieshaiah 60), será pronto, con la Ayuda de Hashem, en nuestros días, Amen.

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]