Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


¿SALVAR TODO EL MUNDO? - Hoja Yitro-19
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



“no matarás” (Shemot 20,12)
Existen méritos que valen tanto como varios pecados, como está escrito (Melajim 1 14,13), que investigando encontraremos algo bueno. Pero solamente Hashem puede “pesar” con Su Entendimiento y determinar de qué forma valorar los méritos frente a los pecados…

Y hacia el otro extremo lo mismo. Con seguridad, hay pecados que llegan a pesar más que muchos méritos, como está escrito (Kohelet 9,18): y un solo pecador puede hacer perder un bien muy grande. Y podemos preguntar: si ponemos todos los preceptos del mundo en un plato de la balanza, ¿acaso existe un pecado que pueda inclinar la balanza y hacer perder todo lo bueno? Por el contrario, no preguntemos, pensemos, investiguemos…

El Rambam lo explica: el derramamiento de sangre. El asesinato, Hashem nos guarde. Todo el que tiene este pecado en su mano es considerado “Rasha Gamur” (un malvado completo), y todos los preceptos que pueda cumplir durante toda su vida no serán suficientes para contrarrestar los efectos de este pecado, ni tampoco podrán salvarlo del Juicio (Halajot Rotzeaj 4,9).

Tenemos principios básicos, contrapuestos (Maguid Mishne, Halajot Shejita 8,6). La persona que provoca la desaparición de un alma es como si hace perder un mundo completo, pero también quien hace que se mantenga un alma con vida (o la salva) está manteniendo todo un mundo (Sanhedrin 37a). Y si hace perder un alma, lo alenu, todos los preceptos no alcanzarán para compensar esta pérdida, frente a este pecado, pero, mantener una vida inclina la balanza hacia los méritos frente a todos sus hechos…Y si salva una familia completa…

Es conocido el relato: Una mujer llegó llorando a ver al gaon y justo, rabi Iehudale Migraiding ztz”l. Su marido enfermo estaba a punto de morir y esto preocupó mucho al rab, que llamó a varias personas para que sean diez (Minian) en el momento de la partida del alma del hombre. Al llegar a la casa, el rab abrió la puerta, se quedó “duro” por un instante y la cerró de golpe. Esperó un momento, y entró. Encontró al enfermo en sus últimos instantes. Con una voz apagada se disculpó ante el rab por molestarlo, pero no había alternativa.

Este hombre era un ignorante, sin méritos, y con muchos pecados en su haber. Después de su confesión, el hombre pidió algo al rab, y el rab le aseguró que lo recordaría en sus oraciones para elevar su alma. Así moriría con tranquilidad en su corazón. Dijo el rab: haré como tú me pides. Pero hay algo sabido, que inclusive el hombre más “vacío” de Israel está lleno de preceptos como el Rimon (la granada, que está llena de semillas, precisamente seiscientas trece, como el número de nuestros preceptos). Seguramente, en algún momento hiciste cosas buenas, y con ellas tendrás méritos en el mundo venidero…

Sonrió el enfermo, con las fuerzas que le restaban: el rab quiere burlarse de mí. Ni siquiera sé rezar correctamente. Y estoy seguro de haberme equivocado en todo tipo de leyes, tanto hacia la izquierda como hacia la derecha… El rab agregó: en el Cielo se juzga un Juicio Verdadero. Todo lo que yo puedo hacer, es pedir y exponer buenas acciones, por las que Hashem dará un gran premio. Por eso necesito saber qué cosa buena has hecho, y pedir en base a ella…

El enfermo se quedó en silencio, con la mirada triste. De pronto abrió los ojos y dijo: recordé algo bueno…
Mi profesión fue trabajar el cuero. Una vez salí a comprar materiales al extremo de la ciudad, y de pronto vi una carreta llena de personas, hombres, mujeres y niños, que volvían a la ciudad provenientes de la gran capital. El cochero estaba borracho y no sujetaba bien las riendas de los caballos. Estaban descendiendo de la montaña y con el peso de tanta carga, la velocidad de la carreta aumentaba peligrosamente. En cualquier momento la carreta podía darse vuelta. Corrí y sujeté con fuerza las riendas, haciendo que los caballos pongan freno a la carreta. Cuando pude detenerla, invité a todos a bajar de la carreta. Me coloqué a un costado, los caballos siguieron su descenso hasta que tropezaron, la carreta cayó sobre ellos, los mató, y luego se despedazó entre las piedras de la montaña. Todos se salvaron. Esa fue la única buena acción que hice en mi vida…

El rab escuchó, estrechó las manos del enfermo, y le pidió que, después de su muerte, vuelva en sueños y le cuente qué fue de él en el Cielo. Y su alma salió con el “Shema Israel”…

Cuando salieron le preguntaron al rab por qué se “asustó” cuando abrió por primera vez la puerta. Dijo: yo pensé que venía a ver a un iehudi sencillo, simple. Pero al abrir la puerta vi una “Menora” (candelabro) de fuego con siete llamas, sobre la cabeza del enfermo, lo que me mostró que se trataba de uno de los hombres justos de la generación. Por eso cerré la puerta, y cuando volví a entrar insistí para que me cuente algo sobre sus buenas acciones. Ya escuchamos sobre cómo salvó varias almas, ahora esperemos hasta que nos cuente sobre su Juicio.

Al poco tiempo se le presentó al rab en sueños. Dijo: cuando subí al Cielo pusieron un pequeño puñado de preceptos sobre un plato de la balanza y una gran cantidad de pecados en el segundo de los platos. El segundo plato (de los pecados) estaba muy pesado, y al parecer, no había forma de cambiar el veredicto: iría de cabeza al Infierno… De pronto llegó una gran carreta llena de personas, hombres, mujeres y niños, y la pusieron sobre el platillo de los méritos, incluyendo a los caballos y hasta con el barro que los caballos tenían en sus patas y el que estaba pegado en las ruedas de la carreta. Desde luego, volcó la balanza hacia los méritos, y fui enviado al Gan Eden. Pero, me impidieron el paso hasta que no revele el valor de mis preceptos y cumpla lo que se dijo al estrechar la mano del rab. Ahora, me dejarán subir a mi lugar en el mundo venidero…

Maravilloso… ¿Y si salva una ciudad entera de la destrucción? Sin duda, saldrá victorioso en el Juicio. Y si salva un país, más y más… Y a todo el mundo, no hay lo que hablar. Entonces, liberen el camino para quién salvó a todo el mundo… ¿Quién es? ¡Tú!

Porque así está escrito en la Guemara (Juliln 89a) el mundo no se mantiene, sino por quien “se traga” a sí mismo en el momento de una pelea. El relato es conocido. Un iehudi necesitaba una gran Ayuda. Fue a ver al ministro de la Tora, al gaon, rabi Jaim Kanievsky Shlita.

El rab le dijo: yo te daré mi bendición, pero no sé si será suficiente… Si encuentras a un hombre que se traga sus palabras en medio de una pelea, y logras que te dé su bendición, esa bendición se cumplirá, sin lugar a dudas. En el Cielo tienen que reconocer lo bueno que hizo, ya que por sus méritos el mundo se sostiene…
En la noche, este hombre asistió a una boda, para felicitar a los novios que se casaban. Vio un hombre que se paró frente a otro, y comenzó a insultarlo, despreciarlo: ladrón, pecador, y quién sabe cuántas cosas más. Este se puso blanco, furioso, y se paró para contestar y duplicar los insultos. Nuestro iehudi corrió y lo abrazó: por favor, te pido, te suplico, trágate el insulto, no le contestes…

El hombre se tragó las palabras, y lleno de vergüenza dio media vuelta para retirarse, pero antes preguntó: ¿qué quieres de mi vida?, ¿quién eres y por qué intervienes?, ¿por qué no puedo contestar? -Muchas gracias, contestó, dame tu bendición, por favor. El hombre no entendía nada, le dio la bendición y el iehudi le contó todo…

Y la bendición se cumplió… ¡Gran consejo! Difícil, pero vale la pena.

Traducido del libro Mekorvan Latora.

 

 

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]