Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


JAG HAPESAJ-19
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

¡EL QUE ME ESCUCHA, NO PIERDE!

En cada generación, el hombre tiene que verse a sí mismo como si él está saliendo de Egipto. Estamos obligados a renovar esta sensación, vivir la vivencia, y sentir la salida de Egipto.

Existen distintas costumbres, de acuerdo al lugar en que vivieron nuestros antepasados, y una de ellas, muestra al padre de la familia que se levanta, pone las “Matzot” sobre sus hombros y dice: “Así salimos de Egipto”. En otras, un integrante de la familia aparece frente a todos encadenado por la cintura y con un bastón en la mano, y todo lo hacemos para vivir los acontecimientos y agradecer al Bore Olam con cantos y alabanzas.

Y en verdad, entramos en el ambiente festivo desde el Shabat anterior, “Shabat Hagadol”. En este Shabat, los hijos de Israel compraron las ovejas de los egipcios para ofrendar el sacrificio de Pesaj en el cuarto día, comerlo en la noche del Seder, y en el quinto día por la mañana, el día de la fiesta de Pesaj, salieron triunfantes…

¿Y por qué los hijos de Israel fueron ordenados a comprar el cordero con cuatro días de anticipación?

El Maran Hajida ztz”l contesta de acuerdo a las palabras de nuestros sabios: no teníamos en nuestras manos un precepto para poder ser liberados gracias a ese mérito. Por eso Hakadosh Baruj Hu nos dio dos preceptos, el Korvan Pesaj (la ofrenda) y el Brit Mila (la circuncisión). Dos preceptos en los cuales tuvieron que entregar sus almas para cumplirlos. Ofrendar el cordero que era la idolatría (una de las tantas) de los egipcios, y hacerse a sí mismos el Brit Mila para poder comer la carne del sacrificio. Y si ahora venían los egipcios a matarlos, por haber despreciado a sus ídolos, no tendrían fuerzas para defenderse, después de realizar el Brit Mila, así como Shimon y Levi mataron a toda la gente de Shjem en el tercer día de su Brit Mila…

Agrega el Jida en nombre del Alshij Hakadosh: “cada precepto purifica un miembro del cuerpo del hombre”: el Tefilin de la mano, purifica la mano. El Tefilin de la cabeza, su cabeza. Y así con los seiscientos trece preceptos. Pero sacrificarse por cumplir un precepto santifica al hombre de forma completa. En Egipto, el pueblo de Israel estaba sumergido en los cuarenta y nueve grados de impureza, tenían todo el cuerpo impurificado. Y con esa entrega, tomar un ídolo de Egipto para degollarlo, y hacerse el Brit Mila, cosa que les impediría defenderse, santificó todos sus cuerpos y fueron dignos para la Redención.

Un milagro muy grande se le hizo a Israel en el “Shabat Hagadol”: los egipcios vieron que los iehudim compran los corderos para degollarlos en Pesaj, y no reaccionaron. Pero, pregunta el rab “Shivti Vekumi”, el gaon rabi Jumeni Alush ztz”l, rab de Mednin, en Tunez: si este es el motivo debería llamarse “Iom Gadol” (día grande) y no “Shabat Hagadol”, porque en verdad, el Shabat no se cuidó como sería digno. Ellos llevaban el dinero en sus manos, fueron al mercado, compraron los corderos, y los llevaron a sus casas. El Shabat, como Shabat, no fue un “Shabat Hagadol”…

Y contestó con un ejemplo:

Un rey tenía un solo hijo, su único heredero. Todas las esperanzas del reino estaban depositadas en él. Y la desilusión fue muy grande, cuando puso sus ojos en un vaso, y tomó hasta emborracharse. Y deambulaba entre su violencia y sus vómitos, ¡qué grande la vergüenza!, ¡el honor del reino cayó hasta el suelo!

El rey invitó a su hijo urgentemente para conversar con él. Se derramaron lágrimas como se derrama el agua. El hijo le aseguró al padre, desde lo más profundo de su corazón, que volvería al buen camino, que de inmediato se desconectaría de su vicio. Y eso no es para nada fácil, provoca un gran sufrimiento para quien está acostumbrado a embriagarse. Pero el hijo del rey mostró que tiene “sangre real”, enfrentó el desafío con una fuerza descomunal, y el padre, lo seguía de cerca, alentándolo, para que se fortalezca y se mantenga en su firme propósito…, aunque no estaba seguro…

Un día, el hijo caminaba por un pasillo del palacio, el olor a vino que subía desde la bodega llegó hasta su nariz. Volvía hacia atrás en un instante, después de haber pasado una prueba tan grande. Desenvainó su espada, bajó al sótano y empezó a destrozar todos los barriles, uno a uno…

El encargado de los vinos, gritó frente al rey: ¡su hijo está destruyendo la bodega de vino!

-¡Tráiganlo!, de inmediato, ordenó el rey.

Se presentó. Su cabello estaba desprolijo, sus ropas manchadas, sus zapatos mojados. El rey bajó de su trono, y lo abrazó calurosamente: puedes pedirme lo que quieras, como recompensa…

El ministro de los vinos no podía creer lo que veía: ¿un premio por destrozar la bodega?

-Sí, sí, dijo el rey, porque ahora demostró que venció a su enemigo…

Y la enseñanza: nos fue ordenado que tomemos un cordero, y lo degollemos para Pesaj, es decir, que saquemos las manos de la idolatría y tomemos el cordero del precepto. “Y fueron e hicieron”, tomaron los dioses de los egipcios, que para ellos eran santos, los compraron y los tuvieron atados, esperando el momento para degollarlos, y con esta acción recibieron un gran amor proveniente del Cielo, y hasta ese mismo Shabat adquirió grandeza e importancia…

Palabras maravillosas, Torat Emet. Pero hay algo más…

En la “Hagadat Maharil Diskin” está escrito que después de los seis días de la plaga de la oscuridad, tres días en los que nadie podía ver nada y tres días en los que siquiera podían moverse (el egipcio que estaba sentado no podía pararse y el que estaba parado no podía sentarse), el faraón llama a Moshe Rabenu y quiere negociar con él. Que si les permite ir con sus ovejas o no… Y en ese momento, le surge a Moshe la profecía de la plaga de los primogénitos: así dijo Hashem, en la mitad de la noche… Y explica la Guemara (Berajot 4a) que en ese momento era la medianoche del día catorce, la víspera de Pesaj, y allí dijo que en la noche siguiente, a la misma hora morirían todos los primogénitos.

Y ahora, a calcular: si la noche del 14 fue el final de la plaga de la oscuridad, en los tres días anteriores los egipcios no pudieron moverse, fueron domingo, lunes y martes, 11, 12 y 13 de Nisan. Entonces, los hijos de Israel compraron los corderos para el sacrificio cuando los egipcios estaban ciegos, pero todavía podían moverse. Y podemos decir, que una multitud de ciegos, cuando se proponen algo, también pueden ser peligrosos. Y más cuando los hijos de Israel se habían hecho el Brit Mila, y estaban débiles. Pero, en la práctica, los que se hicieron la Mila y pensaron que se exponían, no estuvieron en ningún peligro, ya que Hashem dejó a los egipcios sin poder moverse. En cambio, quienes temieron y no confiaron, y decidieron no hacerse la Mila, se negaron a ofrecer el sacrificio y a salir de Egipto, consiguieron que Hashem se enoje con ellos, y murieron en esos tres días de oscuridad…

¿Y nosotros? Entre nosotros existen muchos miedosos y muchos temores. Dudamos en terminar con nuestras ocupaciones cuando se acerca el Shabat, no vaya a disminuir nuestro sustento. Hay quienes trabajan en Jol Hamoed. Hay quienes se niegan a desconectarse de las comunicaciones. En fin, cada uno con su miedo, con su sospecha, y cada uno con su sacrificio… Y al final se sabrá, que cumpliendo la Voluntad de Hashem nunca se pierde, y el que no la cumple, lo alenu, nunca obtendrá beneficios.

Traducido del libro Maian Hamoed.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]