Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva -PERASHAT BEAHALOTJA
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

Con la Ayuda de Hashem

“Y Hashem habló a Moshe, diciendo”

(Bamidvar 8,1)

Estaba hablando, en cierta oportunidad, con un sobreviviente del Holocausto. Se puede decir que fue un hombre que atravesó las siete fogatas del Gueinom (infierno), fue testigo de la caída de los malvados, pudo recomponerse y establecer una hermosa familia.

Y me dijo: en Auschwitz se realizaba una “selección”. Una parte la enviaban al exterminio, y otra parte a los campos de trabajos, donde aparte del trabajo, nos mataban de hambre, sin exagerar, casi hasta la muerte. Nos hacían trabajar hasta que también, sin exagerar, se agotaban todas las fuerzas. Pero, Baruj Hashem, la vida nos fue dada como un regalo. Junto a eso, sabíamos sobre quién fue decretada la muerte, quién no se haría merecedor de ver la liberación…

-¿Cómo sabían?, le pregunté.

-Mirando los ojos, me dijo. Los que tenían los ojos apagados, señal de que habían perdido la esperanza. Cuando veíamos en sus ojos aceptación y rendición, sabíamos que estaban perdidos…

Esta conversación me hizo recordar las palabras de rabenu Jaim Kafusi ztz”l, sobre la perasha:

Rashi pregunta en nuestra perasha, en nombre del Midrash: ¿por qué están juntas la perasha de la “Menora” (candelabro) con “Janukat Hanesiim” (la inauguración del Mishkan con la participación de los príncipes de cada tribu)? Porque cuando Aharon Hacohen vio la inauguración y a los príncipes, se sintió mal, ya que no participaba con ellos, ni él ni su tribu. Le dijo Hakadosh Baruj Hu: ¡por tu vida!, que tu parte será más grande que la de ellos, porque tú encenderás y arreglarás las velas…

Pregunta el gaon, rabenu Jaim ztz”l, en su libro “Beor Hajaim”: (antes de comenzar aclaramos que en el Hebreo, “decir” puede expresarse con dos palabras “Ledaber”, cuyo sustantivo será “Dibur” (palabra o dicho) y “Leemor”, con el sustantivo “Amira”) es sabido, que “Dibur”, son palabras fuertes y punzantes, en cambio “Amira” resultan ser más suaves. Aquí, la Tora trae los dos lenguajes juntos: “Daber”, hablarás a Aharon, “Veamarta” y le dirás sobre el encendido de las velas…

Al principio se utilizan palabras fuertes hacia Aharon, y solamente después se le debe hablar con suavidad y tranquilidad. ¿Cuál es la aparente queja de Hashem hacia Aharon, y por qué motivo?

Contesta rabenu Jaim: en el Cielo apareció la queja contra Aharon, ¿por qué se siente mal cuando las ofrendas de los príncipes son aceptadas y Aharon no fue contado con ellos? ¿Acaso ellos fueron ordenados a traer ofrendas y Aharon fue ignorado? ¡No!

Ellos, simplemente, se apresuraron y trajeron rápidamente sus ofrendas, y Moshe Rabenu recibió la orden de aceptar lo que ellos traían. ¿Y quién le impidió a Aharon Hacohen asociarse con ellos? ¿Por qué Aharon no trajo también su ofrenda? ¿Por qué se conformó con envidiar los hechos de otras personas?

Y al leer estas palabras, mi recuerdo me llevó nuevamente a la conversación con el hombre que se salvó de los campamentos de exterminio. ¿Por qué?, porque también sobre Aharon apareció la queja de por qué no trajo su ofrenda, y esto hizo merecedores a los príncipes, para disminuir su envidia. Para que disminuya su malestar, y el sufrimiento, le llega la noticia de que será el encargado de encender las velas del candelabro.

Y lo mismo sucedió antes, con los príncipes. En su momento, cuando el pueblo realizó las donaciones para la construcción del Tabernáculo, ellos esperaron y no trajeron sus donaciones. Pensaron en traerlas al final, viendo lo que faltaba y así completar todo lo necesario. Pero no pensaron que los hijos de Israel podrían traer todo lo necesario, y no quedó nada por traer. Esto provocó que no tuvieran parte en las donaciones al Tabernáculo, y se conformaron con donar las piedras preciosas para las prendas del Cohen Gadol (el sumo sacerdote), como dice el versículo (Shemot 35,27): y los príncipes trajeron las piedras… para el Efod y el Pectoral.

Sin embargo, el Targum (la traducción) Ionatan Ben Uziel explica que en realidad no fueron exactamente ellos los que trajeron, al menos no trajeron algo propio, ya que las nubes trajeron. ¿Cómo? Las nubes fueron hasta el río Pishon, donde estaban las piedras preciosas, y cargaron y trajeron desde allí las piedras necesarias para el Efod y el Pectoral, haciéndolas descender en el desierto. Los príncipes se acercaron y las trajeron para completar los trabajos del Tabernáculo, ya que las prendas que vistió Aharon Hacohen también eran parte de la construcción…

Y el sabio de pensamiento, rabenu Tzadok Hacohen Milublin ztz”l (Tzidkat Hatzadik 151), encontró en estas palabras una profundidad maravillosa. Las nubes se juntan y traen oscuridad, pero esta oscuridad resultará ser una bendición para el mundo, como está escrito, que las nubes cubrirán el cielo, y preparan a la tierra para la lluvia.

Los príncipes se retrasaron para traer las donaciones y fueron castigados, fueron los únicos en todo el pueblo que no trajeron sus donaciones al Tabernáculo. Este retraso es considerado como una masa de nubes que oscurece. Los ojos de los príncipes se oscurecieron, pero no fue una flojedad y una sensación de abandono, tampoco desaliento o desesperación. Con furia buscaron qué traer, el tropiezo les sirvió para fortalecerse, y las nubes trajeron para ellos las piedras preciosas. Y ellos serán los primeros en traer los regalos durante la inauguración. Y sus ofrendas estarán escritas en la Tora, con lujo de detalles…

Así ellos se hicieron merecedores y también así fue con Aharon Hacohen. Porque Aharon no desesperó, sólo se puso triste, y juntó fuerzas, alistó todo un ejército, y se hizo merecedor multiplicando. Como nos lo relató el hombre que se salvó del Holocausto, que todo el que luchó, que no bajó los brazos, que apretó los dientes pero no se abandonó, no dejó que sus ojos se apaguen… y salió victorioso. Y el que bajó la cabeza, lo alenu, cerró la luz de sus ojos, perdió desde un principio…

Estas palabras están dirigidas a cada uno de nosotros. En cada escuela, en cada grado, puede haber alumnos que estudian, que repasan, que se esfuerzan y aprueban, con las mejores calificaciones. Y hay otros, que envidian, que se sienten mal. ¿Por qué? En lugar de envidiar, estudien como los primeros y tendrán éxito. El abandono no sirve, y en lugar de la envidia, intenten ustedes también y lo conseguirán, porque al que dice “me esforcé y encontré…” le creemos…

 

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

 

 

Leiluy Nishmat

 

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]