Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


UN NUEVO COMIENZO
Por. Rav Osher Vais



"En este día te has convertido en una nación para Hashem tu Di-s1. Rashi explica que la palabra "día" no se refiere al día específico en el que Moshe entregó este mensaje a los Hijos de Israel. Más bien significa que en cada uno y todos los días tenemos que sentir como si hace un momento hemos entrado en el pacto con Has-hem.

La renovación constante es la clave para permanecer fresco y energético en el servicio de Hashem. De lo contrario, incluso la observancia religiosa más entusiasta finalmente descenderá a la monotonía de la rutina seca.

El Rebe de Piazetzna zt"l una vez se lamentó del hecho de que él nació Yehudi y no tuvo la posibilidad de convertirse al judaísmo. En lugar de haber nacido y crecido en el servicio de Hashem, él habría preferido haber podido mostrar su voluntad de servir a Hashem tomando la decisión consciente de convertirse.

De hecho hasta cierto punto, somos capaces de convertirnos al judaísmo cada día de nuevo, un converso debe comprometerse a observar toda la Torá. Si él se atreve a aceptar toda la Torá, con la excepción de un solo detalle de cualquier mitzvá, su petición para convertirse es rechazada. Así también, debemos hacer un nuevo compromiso todos los días, resueltos firmemente a observar toda la Torá, sin dejar ningún detalle de cualquier mitzvá abandonado. De esta manera, renovamos el pacto que Hashem hizo con nuestros antepasados en Har Sinaí, y nos convertimos una vez más en sus siervos.

2. En otra parte de la perashá de esta semana nos encontramos con el versículo2:

“No os ha dado Hashem corazón para entender, ojos para ver ni oídos para oír, hasta el día de hoy”. Rashi comenta:

Oí explicar, que en el día que Moshe dio el Sefer Torá a la tribu de Leví, como está escrito en la parashá Vaielej: "Y él se lo dio a los Cohanim, los hijos de Leví." El resto de la nación Yehudi vino a Moshe a protestar, diciendo: "Moshe Rabenu, nosotros también nos situamos en el monte Sinaí. Nosotros también recibimos la Torá. ¿Por qué das prioridad a tu propia tribu sobre el resto de nosotros? Mañana van a decir, "La Torá no fue dada a ustedes, [solo] a nosotros nos la ha dado". Moshe se regocijó al oír su queja, y con respecto a esto, dijo el versículo: "Hoy te has convertido en una nación para Hashem tu Di-s", es decir, "Hoy veo que son fieles y están deseosos de servir a Hashem". Aunque los Hijos de Israel ya habían estado en el Monte Sinaí, y declararon: "Naasé VeNishmah - Vamos a obedecer y vamos a escuchar," esto todavía no era suficiente para Moshe para concluir que eran realmente dedicados y tenían ganas de servir a Hashem. Esperó para ver si el mismo entusiasmo que marcó su aceptación inicial de la Torá continuaría en los próximos años. Cuarenta años más tarde, cuando se produjo la perashá de esta semana, mostraron que todavía estaban ansiosos de servir a Hashem, tomando todas las precauciones para asegurarse de que la Torá se mantendría en manos de toda la nación Yehudi. Sólo entonces Moshe concluyo que su compromiso era en verdad sincero y eterno.

"Hoy veo que son fieles y están deseosos de servir a Hashem", dijo Moshe. En la medida que nos dedicamos al servicio de Hashem, declarándolo como nuestro Di-s, Él también nos declarara como Su nación elegida, con todos los beneficios que esto conlleva, como dice el versículo3:

“Hoy has distinguido a Hashem para que sea tu Di-s, y conducirte en sus caminos, observar sus estatutos, mandamientos y leyes, y prestar atención a su voz. Y hoy Hashem te ha distinguido como Su nación atesorada... para colocarte por encima de todas las naciones que hizo, para que seas alabado, renombrado, y con esplendor, para que seas un pueblo santo para Hashem tu Di-s, como él ha dicho”.

3. Desde Rosh Jodesh Elul hasta Shemini Atzeret es costumbre recitar dos veces al día el capítulo de Tehilim que comienza con "LeDavid, Hashem ori - De David, Hashem es mi luz"4, en el que se encuentra el versículo: "Una sola cosa le pedí a Hashem, eso voy a suplicar: morar en la casa de Hashem todos los días de mi vida y visitar su santuario".

Sin embargo, durante toda su vida, en la juventud y la vejez, en la pobreza y en la riqueza, en la ignominia y en la fama, el único deseo de su corazón era estudiar la sagrada Torá de Hashem y acercarse a su abrazo amoroso.

Otra idea importante se puede encontrar en la continuación de este versículo: "morar en la casa de Hashem todos los días de mi vida y visitar su santuario." Si una persona vive en algún lugar toda su vida, difícilmente puede considerarse una visitante. Sin embargo, David oró para que él pueda ser un residente permanente de las Ieshivot y Batei Midrash [casas de estudio], aprendiendo la Torá durante toda su vida, sin dejar de sentir la frescura y la novedad de un visitante recién llegado.

Que todos los méritos por dedicarnos a la Torá y las mitzvot con renovada fuerza y vigor cada día, nos ayuden a que podamos ser escritos y sellados en el libro de la vida por un año de dulzura al servicio de Hashem.

__________

1 Devarim 27:9

2 Devarim 29:3

3 Devarim 26:17-19

4 Tehilim 27; Mishna Berurah 581 sk. 2




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]