Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Perlas Parashat Yitro
Por. Basado en un artículo de Rav Kalman Packouz z"ll



El suegro de Moshe, Yitró, se une al pueblo judío en el desierto, aconseja a Moshe sobre la mejor manera de servir y juzgar al pueblo, nombrando una jerarquía de tribunales y jueces intermedios, y regresa a Midián, su tierra natal. Los Diez Mandamientos se dan, y los dos primeros son escuchados directa y personalmente por D'us, por cada judío. Luego, la Gente le pidió a Moshe que fuera el intermediario en la transmisión de los ocho mandamientos restantes, ya que toda la experiencia estaba siendo muy intensa para ellos.

La porción concluye con el Todopoderoso diciéndole a Moshé que instruya al pueblo judío a no hacer imágenes de Dios. Luego se les ordena construir un altar de piedra, pero sin utilizar ningún instrumento metálico en su construcción.

Dvar Torah: basado en el libro Ama a tu prójimo, del rabino Zelig Pliskin

La Torá declara: 'No codicies ... (Shemót, 20:14)'. ¿Qué significa no codiciar?

Codiciar significa querer algo que pertenece a otra persona y presionarle para que lo dé o lo venda. No importa si la persona presiona personalmente al otro o le pide a algunos amigos que lo hagan. Además, el mismo acto de desear algo de otra persona ya es una transgresión por derecho propio, como se establece en la Torá: “No quieras la casa de tu vecino, tu buey o tu burro, ni nada que le pertenezca (Devarim 5: 18) ”.

El Rambam, el rabino Moshe ben Maimon (1135-1204), más conocido como Maimónides, nos enseña que el deseo por algo que pertenece a otro individuo conduce a la codicia (presionar a la persona para que lo venda), que a su vez conduce al robo, por si el codiciador desea mucho la posesión del otro y no puede adquirirla mediante el pago, es incluso capaz de robar. Y si el dueño quiere proteger su posesión del robo, el envidioso incluso está dispuesto a matarlo, como en el caso del rey Achav, que quería un campo perteneciente a un súbdito llamado Navat haYizraeli, que se negó a venderlo al rey. (consulte el libro Melachim I (Reyes I), capítulo 21).

¿Cómo podemos vencer nuestros deseos? Necesitamos entrenarnos para estar satisfechos con lo que Dios nos ha dado.

Tenemos que darnos cuenta y comprender que lo que Él le dio a cierta persona es necesario solo para esa persona y está completamente fuera de nuestros límites.

Como dice en Pirke Avot: ¿Quién es el rico? ¡el que está contento con su parte!




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]