Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Perlas Parashat Truma
Por. Rav Shlomo Levinstein Shlita



Contó el Maran Hajafetz Jaim:

Un hombre muy adinerado y poderoso, con muchas tierras y propiedades, que juntaba monedas de todas partes... Poco antes de morir, le pidió a sus hijos que lo entierren con todas sus monedas, billetes, pagarés y piedras preciosas. ¿Acaso alguien sabe cuál es la moneda corriente en el Olam Haba?

Este hombre, un hombre precavido, no quería pasar hambre en el mundo venidero.

...Y tampoco olviden el gran diamante que tengo guardado en la caja fuerte, envuelto en un papelito, ese también lo quiero conmigo...

Y llegó el momento en que subió al Cielo, y allí, de pronto, se sintió sediento. Buscó donde comprar agua. Entró a un kiosko y le pidió al ángel que atendía que le venda una latita de bebida.

El hombre tomó hasta satisfacer su sed y se dispuso a pagar con dólares. El ángel no los aceptó, argumentando no conocer esa moneda como medio válido de pago en ese lugar.

El hombre lanzó una expresión de enojo y exclamó: “¿cómo puede ser que aquí no conozcan esta moneda?!!”, y exclamó otra cosa...

Sacó una moneda tras otra, recibiendo la misma negativa. Los diamantes tampoco fueron aceptados. Sin alternativa, con todo el sufrimiento de su corazón, sacó el gran diamante, envuelto en un viejo papel y preguntó: ¿éste sirve?

-Excelente, contestó el ángel, ésta es la única forma de pago aquí!

El ángel tomó rápidamente el diamante, lo desenvolvió, y se quedó solamente con el viejo papel, entregando el gran diamante a su dueño. Se trataba de un antiguo recibo de Tzedaka -una donación de caridad- que alguna vez este hombre tuvo el mérito de dar, y ya vemos qué uso le dio al recibo.

Eso es lo que está escrito: ...todo lo que el hombre entregue al Cohen, será suyo (Bamidvar 5,10).

¿Qué intenta decirnos el pasuk?

La Guemara, en el tratado de Baba Batra, habla sobre el rey Monbaz, que “despilfarró” el tesoro real que juntaron varias generaciones de reyes, dando Tzedaka. Fueron a criticarlo: “¿cómo podés tirar lo que tus padres juntaron?

Y contestó: ellos juntaron algo y lo pusieron donde las manos de los ladrones tienen acceso, y yo junté en un lugar donde no llega la mano del ladrón. Ellos juntaron para otros, yo, junté para mí!!! Lo que entregué en Tzedaka es solamente mío!

Lo que damos en Tzedaka es nuestro, lo demás no sabemos... Esta regla no solamente se cumple con la Tzedaka sino con cualquier precepto que el iehudi cumple, el precepto pasa a ser propio!!!

Esh Dat

Leiluy Nishmat  

Alberto Abraham ben Amalia  ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]