Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Jukat-18
Por. Rav Iehuda Levi



Temas de la Parashá
Bamidvar (Números) 19:1 - 22:1

Nuestra parashá habla sobre los siguientes temas:

Primera aliá (19:1-17):  Las leyes de la vaca rojiza.  La purificación de quienes estuvieron en contacto con cadáveres.

Segunda aliá (19:18 - 20:6):  La muerte de Miriam y la sed del pueblo.

Tercera aliá (20:7-13):  El pecado de Moshé y Aharón, y el decreto de D'os sobre ellos.

Cuarta aliá (20:14-21):  El pedido al pueblo de Edom y su rechazo.

Quinta aliá (20:22 - 21:9):  La muerte de Aharón.  La guerra contra el Kenaanita.  La queja del pueblo y el castigo de las serpientes.

Sexta aliá (21:10-20):  Otros desplazamientos y acontecimientos de Israel.  La canción de Israel.

Séptima aliá (21:21 - 22:1):  Las guerras en contra de los reyes Sijón y Og.

Comentario de la Parashá

En parashat Jukat encontramos una nueva versión de un episodio algo conocido por nosotros de las parashot anteriores.  Todo tipo de quejas tuvo el pueblo de Israel en el desierto en contra de D'os y en contra de Moshé, y aquí vemos una queja en contra del man (maná) que recibían del cielo todos los días de la semana, con excepción del shabat, ya que el día viernes recibían dos raciones.

Realmente, ¿cómo nos sentiríamos nosotros si comiéramos durante cuarenta años, todos los días la misma comida?  Bueno, la respuesta a esta pregunta es justificable y entendible, pero cuando la pregunta gira alrededor de una comida que no tenía siempre el mismo gusto sino que tomaba el gusto que deseaba saborear quien la ingería, la respuesta no es tan obvia.  Veamos los versículos:

"Habló el pueblo en contra de D'os y de Moshé: ¿Por qué nos han hecho ascender de Egipto para morir en el desierto?  Pues no hay alimentos y tampoco hay agua, y nuestra alma está asqueada del alimento ligero.  Y envió D'os a las serpientes quemadoras y mordieron al pueblo, y murió mucha gente del pueblo.  Fue el pueblo a Moshé y dijeron: Hemos pecado pues hablamos en contra de D'os y en tu contra, reza a D'os y que quite de nosotros a las serpientes.  Y rezó Moshé por el pueblo.  Le dijo D'os a Moshé: Haz para ti una (serpiente) quemadora y ponla sobre un asta, y ocurrirá que todo aquel que fue mordido, la mirará y vivirá.  Hizo Moshé una serpiente de cobre y la puso sobre un asta, y ocurría que si mordía la serpiente a un hombre, éste miraba a la serpiente y permanecía con vida" (21:5-9).

El maná tenía la propiedad de ser aprovechado totalmente por el cuerpo, y por eso ellos no tenían la necesidad de hacer sus necesidades todo el tiempo que lo ingirieron.  Esa es la razón por la cual lo llamaron el "pan ligero".  Pero por algún motivo (que no trataremos en esta oportunidad) esta situación les preocupaba, y ellos se quejaron en contra de D'os y de Moshé, y su castigo fue ser mordidos por serpientes que tenían un veneno tan poderoso, que ellos sentían que un fuego los consumía por dentro, y por eso la Torá las llama las "serpientes quemadoras".

Más allá de otros detalles del texto, llama la atención la forma que D'os eligió para que se curen.  Hasta tal punto esto es curioso que Nuestros Sabios, se refirieron en la Mishná a este caso y otro similar:

"'Y ocurría que cuando Moshé levantaba su mano prevalecía Israel, pero cuando bajaba su mano prevalecía Amalek' (Shemot -Éxodo- 17:11).  ¿Acaso las manos de Moshé hacían la guerra o dejaban de hacerla?  Esto viene a informarte que todo tiempo que Israel observaba hacia arriba, sometiendo su corazón a su Padre Celestial, ellos ganaban, y si no, eran derrotados.  Algo parecido encontramos: 'Haz para ti una (serpiente) quemadora y ponla sobre un asta, y ocurrirá que todo aquel que fue mordido la mirará y vivirá' (Bamidvar -Números- 21:8).  ¿Acaso la serpiente mata o la serpiente cura?  Esto viene a informarte que todo tiempo que Israel observaba hacia arriba, sometiendo su corazón a su Padre Celestial, ellos eran curados, y si no, se deshacían…" (Rosh Hashaná 3:8).

El Rav Eliahu Dessler (1891 - 1954) en su libro "Mijtav Meeliahu" (quinta parte, pags. 145-146), nos dice que estos dos ejemplos - es decir, lo que ocurrió en la guerra contra el pueblo de Amalek y en el episodio de las serpientes - nos enseñan acerca del poder de obrar en el corazón de la persona que tienen la imaginación y la ilustración.  Sin estos dos elementos sería imposible fortalecerse y concentrarse para acercar hasta nuestras almas y nuestro sentimiento todas las enseñanzas espirituales que estudiamos a diario, puesto que nuestros corazones están lejanos de cualquier realidad espiritual diferente a las cosas que nos rodean durante todas las horas del día.  

Es por eso que aquí la Torá resaltó mucho el tema de la ilustración y la imaginación.  Cuando Moshé elevaba sus manos hacia los cielos, provocaba que el pueblo de Israel se dé cuenta de que no debía observar sólo al pueblo de Amalek - que en ese momento estaba luchando contra ellos, sino que debía observar dónde comenzaba la raíz espiritual de ese pueblo de Amalek, es decir, que ellos debían observar en las fuerzas espirituales del corazón del hombre - ya que toda consecuencia está precedida de una causa.  

Asimismo, D'os le ordenó a Moshé Rabenu que coloque la serpiente de cobre en un lugar alto, para despertar el corazón del pueblo para que medite sobre la verdadera razón de lo que allí estaba ocurriendo, sobre la raíz espiritual de la serpiente; para que no se dejen llevar solamente por la fantasía natural que ellos tenían delante de sus ojos.

Por eso D'os le dijo a Moshé respecto de la serpiente de cobre que debía hacer: "y ponla sobre un asta".  En el Tanaj (Biblia), la palabra "nes" que traducimos aquí como "asta, mástil", generalmente significa: "lugar alto, elevado", y por eso este término es generalmente utilizado con la connotación de: "milagro", pues también el milagro es algo que se encuentra por encima de todo lo que acostumbramos ver conocido con el nombre de "naturaleza".

Mediante esta acción se le estaba insinuando al pueblo de Israel que ellos debían elevarse para comprender que a pesar de que alguien que está en un nivel bajo puede pensar que los milagros son fenómenos que no tienen nada en común con el curso natural de las cosas, alguien que está en un nivel espiritual más elevado debe comprender que en verdad los milagros ocurren a diario y están totalmente conectados y comunicados con la realidad cotidiana.

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]