Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Bejukotai-5
Por. R.Aharon Shlezinger



La sección de la Torá Bejucotay, es la última del tercer libro del Pentateuco. En ella se menciona que si los hijos de Israel cumplen los preceptos, en ese caso Di-s les dice (Vaikrá 26: 12): "Andaré entre vosotros, y seré para vosotros por Di-s, y vosotros seréis para Mi por pueblo".

En el libro Torat Kohanim se explica, que este versículo se refiere al futuro venidero, y el sabio "Rashi" lo confirma, al decir que esto acontecerá en el "Jardín del Eden".

El Midrash nos relata que en el futuro, el Todopoderoso se sentará en su Beit Hamidrash (salón de estudios) y los justos se sentarán frente a El. En ese momento, a cada uno le será dado del resplandor de la Torá según los logros alcanzados en la tierra mediante su propio esfuerzo; en tanto que los ángeles celestiales se pararán alrededor de los hijos de Israel y ellos llorarán en sus corazones, por causa de no haber podido alcanzar ese nivel y dirán: "Dichoso Israel, pues, todo el sufrimiento, la aflicción y la opresión que padecieron se ha ido, y ahora tienen todo este bien y la grandeza que obtuvieron por la Torá que estudiaron y cumplieron".

Los demás habitantes de la tierra, los gentiles, con frecuencia injurian a Israel, diciendo: "Nosotros tenemos plata y oro, y también ellos lo poseen. Además, tenemos campos y viñedos, y también ellos pues estos son logros materiales que se pueden disfrutar aquí en este mundo. ¿Pero que pago esperan recibir por estudiar la Torá, a la cuál se abocan y sufren por ella, cumpliéndola inclusive cuando se encuentran inmersos en un marcado estado de pobreza?".

Cuando vengan los días del Mashiaj, y sea quitado de entre los hijos de Israel el ángel de la muerte, todos los "goym" dirán: (Salmos 146: 15): "Dichoso el pueblo que tuvo este destino, dichoso el pueblo que Hashem es su Di-s".

En ese entonces, los pueblos gritarán desde afuera, por no haber escuchado las palabras de la Torá, mientras los ángeles celestiales clamarán desde adentro, por no haberse adjudicado toda esa bondad de Israel.

Es importante saber que los hijos de Israel no serán redimidos por el sufrimiento que padecen, las opresiones y las ofensas, la angustia y la falta de alimentos básicos en sus hogares; el hecho que los llevará a gozar de la venida del Mashiaj y la redención final es, la reunión de diez personas en un lugar, y que cada uno de ellos lea y estudie con el otro.

Es esta voz que saldrá de ellos la que será escuchada y este estudio de la Torá en "minian", en el que reina el compañerismo, y el respeto, el cual es tan poderoso que tiene la fuerza hasta para provocar la redención final.

Nos relata el talmud en el tratado de Sanedrín que cuando lleguen los días próximos a la "Gueulá" (redención final), las aflicciones que habrán en el mundo serán enormes. Y antes de que acabe la penuria por la que se está atravesando, vendrá otra.

Como se explica de el libro Tana Dbei Eliyahu: esta es exactamente la situación que acontece en la actualidad, por eso, los sabios han manifestado que el momento tan ansiado, está muy cerca. Guerras, atentados terroristas, hambruna, falta de seguridad, caída de gobiernos, por mencionar algunas.
Por tal razón, debemos realizar todo lo que esté a nuestro alcance, para que la "Gueulá" llegue, y no se demore más.

El Todopoderoso dijo a la casa de David: "¿Por qué están ustedes sentados esperando?. Si verdaderamente anhelan los días del hijo de David (Mashiaj), y piden ser redimidos, hagan justicia y caridad".

El Talmud y el Midrash nos relatan otras señales que acontecerán en los días previos a la redención:

Rabí Neuray dijo: los jóvenes avergonzarán y humillarán a los ancianos. En tanto los ancianos, se pararán para honrar a los jóvenes. Esto es a lo que se refiere el Talmud: (Sotá 49b): En los días previos a la venida del Mashiaj, la insolencia se incrementará inescrupulosamente.

Rabí Nejemia dijo: La pobreza se incrementará, los individuos se faltarán el respeto entre ellos y engañarán. Además, no habrá bendición en el fruto de la vid. En tanto los gentiles, los no judíos, no reconocerán la unicidad del Todopoderoso, y no habrá quien pueda enfrentarlos, para quitar esos pensamientos de sus corazones.

Rabí Shimón bar Iojai dijo: También en las leyes de la Torá habrá divergencias. La misma no se encontrará en un lugar en forma clara, sino que habrá quien permite y quien prohíbe, quien torna puro, y quien torna impuro, (al elemento en cuestión).

En el momento en que todo esto suceda, comenzará a germinar la Gueulá, de la misma manera como germina una planta. En el siguiente suceso, podremos apreciar esto con mayores detalles:

Rabí Jía, Raba y Rabí Shimón ben Jalafta pasaban por el barranco de Arbel, en momentos previos al despunte del alba. Allí vieron el amanecer. Los sabios observaron como el reflejo de los rayos solares va emergiendo poco a poco, filtrándose entre la oscuridad. A medida que eso acontece, paulatinamente la noche va decreciendo, hasta disiparse totalmente. En ese momento todo quedó iluminado por la radiante luz del día.

Tras contemplar esa escena, le dijo Rabí Jía a Rabí Shimón: "Así será la Gueulá de Israel. Primero un poco, luego otro poco, y así irá aumentando hasta manifestarse totalmente en el mundo".

Preguntaron, ¿cuál es el motivo que sucederá de este modo?.

La respuesta no tardó en llegar: Es igual a lo que aconteció en la época de Ester, al final del exilio de Babilonia, después de la destrucción del Primer Templo Sagrado. En ese entonces, Mordejay se sentaba en el patio del palacio con ropas simples y después de lo que aconteció fue conducido por Hamán el malvado sobre el caballo del rey vistiendo las vestimentas exclusivas. Al final del relato vemos que nuevamente éste se presenta delante del soberano vistiendo ropas reales cuando comenzó para el pueblo judío la luz y la alegría, el júbilo y el regocijo.

Este mismo proceso será el que acontecerá con la Gueulá, la cual comenzará a emerger lentamente, hasta que la luz sea total.

Nos relata el Talmud en el tratado de Avodá Zará que el momento tan ansiado de la Gueulá podría haber llegado ya, pero a causa de los pecados cometidos, la misma ha sido postergada. No obstante, si nos esforzamos y arreglamos lo acontecido y cumplimos los preceptos prescritos por la Torá, podremos gozar muy pronto de la redención final.

Cada uno debe saber que cada acto bueno realizado, tiene una importancia muy grande para el Todopoderoso.

En el libro Reshit Jojma está escrito que para saber la magnitud alcanzada por cada precepto que hacemos, solo basta con observar al sol; a simple vista, este tiene un tamaño minúsculo y si nos cubrimos los ojos con una de nuestras manos dejaremos de verlo, por lo que pareciera como que el sol no es más grande que nuestra mano y esto se debe a su lejanía. El sol es mucho más grande que nuestra mano, que todo nuestro cuerpo nuestro país, y el planeta en el que vivimos.

Lo expuesto anteriormente sucede también con cada precepto realizado por nosotros; este puede parecer pequeño ante nuestros ojos, debido a que no podemos ver la magnitud y el alcance espiritual que se genera a partir del mismo, pero, para el Todopoderoso, posee un tamaño "tan grande como el sol".

La razón expuesta nos permite comprender el motivo por el cual Di-s nominó decenas de miles de ángeles para que estén a cargo de cada uno de los preceptos y otorgar al individuo la retribución por el cumplimiento de los mismos.

Podemos destacar, que el motivo por el cual vemos al sol muy pequeño, cuando en realidad es inmenso, y lo mismo acontece con los preceptos cumplidos por las personas, es que nuestro nivel de percepción de la realidad se encuentra disminuido.

Todo comenzó con el pecado de Adam, el primer hombre, y luego prosiguió con la construcción del becerro de oro por parte de los integrantes del pueblo judío en momentos en que Moshé subió a recibir la Torá. Estos dos hechos, provocaron que tanto la Torá, como los preceptos, se tornen mucho más materiales.

Por eso, al efectuar cada uno de los mandamientos y ordenanzas, solo apreciamos el acto material realizado, por ejemplo como es la colocación de los flecos en las puntas de la ropa ("tzitzit") o comer el pan ácimo en Pesaj, etc., pero no percibimos la proyección de ese precepto, ni la inmensa luz que se genera a partir del mismo y el inmenso pago por haberlo cumplido.

En el libro Jobat Halebabot, (Jeshbón Hanefesh 5), explicaron como debe ser nuestra conducta, (teniendo en cuenta lo que hemos dicho en los párrafos de arriba). Allí consta: "No debe parecer ante tus ojos pequeña ninguna bondad que hagáis en nombre de Di-s, inclusive que la realicéis a través de una palabra, o una mirada, pues lo poco que sale de ti, es considerado mucho delante del Todopoderoso".

Reflexionando sobre lo que hemos trascrito, llegaremos a captar la importancia que tiene aprovechar correctamente cada instante de nuestras vidas, empleándolo solo para hacer el bien. Si conseguimos triunfar en esa empresa, y dedicar nuestras fuerzas a actuar únicamente de acuerdo a la voluntad de Di-s, en ese caso, en muy poco tiempo, seguramente podremos gozar de la llegada del Mashiaj la redención final y el cumplimiento de lo anunciado por el versículo: "Andaré entre vosotros, y seré para vosotros por Di-s, y vosotros seréis para Mi por pueblo".

Shabat Shalom

  




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]