Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Balak-5
Por. R.Aharon Shlezinger



Lo importante es hacer

Balak, el rey de Moab tuvo mucho miedo ante el poderoso pueblo de Israel que se acercaba a sus tierras. Fue por eso que mandó llamar a Bilam para que los maldiga,  quizás de esa manera los podría vencer. Balak sabía que todo aquel que es maldecido por Bilam, este será maldito, al igual que el efecto de su  bendición

Bilam les dijo a los enviados  de Balak, que pasen la noche en su casa y  luego les responderá cual es la voluntad de Hashem al respecto de su petición.

Esa misma noche, se presenta Hashem a Bilam y le pregunta "¿Quiénes son estos hombres?"

Bilam le responde: "Balak ben Beor, el rey de Moab los envió hacia mi, para que me digan:  'He aquí el pueblo que salió de Egipto (Israel) cubrió la faz de la tierra (de tantos que son). Ahora, ve y maldícelo, quizá así pueda pelear con ellos y expulsarlos'"

Hashem le respondió a Bilam: "No vayas con ellos. No maldigas al pueblo porque es bendito"

Por la mañana, Bilam se levantó e informó a los enviados de Balak la respuesta de Hashem. Éstos la transmitieron al rey, que ante la negativa, envió emisarios más honorables que los primeros. Éstos le solicitaron a Bilam que maldiga al pueblo de Israel el cual contestó:  "por más que Balak me de su casa llena de oro y plata, no puedo pasar por la palabra de Hashem". Sin embargo, ya que codiciaba el dinero ajeno, y que pensaba que al rey le convenía pagarle a él antes que a un enorme ejército, que existía la duda si la legión traería una victoria. Pero conmigo - pensó Bilam - seguro que triunfa.

Entonces, les dijo que pasen la noche en su casa para ver que le dice Hashem al respecto.

Ante la rebelde insistencia de Bilam, Hashem enojado le dice que vaya.

Finalmente, llega a encontrarse con el rey de Moab, y le solicitó animales para ofrendar a Hashem con la intención que éste responda a sus peticiones en contra del pueblo de Israel.

Bilam pidió a Balak que le construya siete altares junto con siete toros y siete ovejas. Realizó las ofrendas,  y preparado para maldecir  al pueblo de Israel, Hashem hizo que salgan de su boca bendiciones.

Balak se quejó, pues le había solicitado que maldiga al pueblo y Bilam lo bendijo. Bilam le  respondió: "las palabras que  Hashem pusiere en mi boca, eso hablaré".

Balak lo llevó a otro lado y le dijo, "quizá allí puedas maldecir al pueblo".

Así dos veces lo llevó  a otro lado y construyó en ambas ocasiones para Bilam siete altares. Y en ninguna de las tres ocasiones tuvo éxito en maldecir a Israel, de su boca salían solo palabras de bendición respecto al pueblo judío.

En total tenemos que Balak construyó 21 altares y dio para ofrecer a Hashem 42 animales.

Debemos ahora reflexionar acerca de esto que aconteció con Balak, el rey de Moab. Es nuestro deber extraer de aquí una enseñanza para nuestras vidas, la cual nos fue revelada por nuestros sabios:

Sabemos que somos judíos, y que fuimos creados por el Creador del universo, o sea Hashem. Y lógicamente debemos esforzarnos en hacer la voluntad de nuestro Creador. 

Solo que hay preceptos que nos fueron ordenados y nos cuesta demasiado llevarlos a la práctica. 

Por ejemplo, hay quienes no sienten en sus corazones la necesidad de recitar la bendición de agradecimiento a Hashem antes de comer un durazno.  Piensan, "¿Qué tengo que andar recitando bendiciones?, ¡Yo hago lo que quiero, no necesito agradecer a nadie por lo que como... me lo gané con el sudor de mi frente, trabajando todo el día en mi negocio!". 

Y puede ser que esta misma persona piense: "También es cierto que reconozco que existe Hashem y es el Creador del mundo, pero ¿Tiene algún sentido realizar algo que no siento? ¿recitar la bendición antes de comer un durazno, si en verdad pienso que es algo que me corresponde y me gané con mi propio esfuerzo, y no necesito agradecer a nadie por ello? ¿Tiene algún valor que actúe en contra de lo que mi propio corazón me sugiere?

Esto es lo que debemos aprender de Bilam, a quién su corazón le indicaba que debe vencer al pueblo judío porque esta tierra la ganó legítimamente  conquistándola en manos de un rey anterior.

En cuanto al  pensamiento anterior, que Bilam ofrendó 42 animales  y construyó 21 altares para Hashem, como versa en el Talmud, tratado de Sotá 47a:

Dijo Rab Iehuda en nombre de Rab "Siempre debe ocuparse la persona en la Torá y los preceptos, aunque no sea de corazón pleno ("lishmá"), pues aunque ahora no lo haga así, en el futuro si lo hará". Y esto lo aprendemos de Balak, que en mérito a los 42 sacrificios que acercó a Hashem, se acreditó que le naciera Rut (la Moabita), que engendró la estirpe del rey Shelomó, que está escrito con respecto a él: "Mil holocaustos elevará", Los cuales  si fueron de todo corazón.

Shabat Shalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]