Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Noaj-6
Por. Rav Baruj Mbazbaz



Untitled Document

El Poder de la Unión

Al comienzo de nuestra parashá, los versículos describen cómo fue el diluvio.
Veamos cuáles fueron los motivos que lo provocaron:
"Y se pervirtió la tierra delante de D'os, y se llenó la tierra de robo" (Bereshit 6:11).
Rashí (Rabí Shelomó Itzjaki, 1040-1105) explica que las personas de esa generación se pervirtieron mediante el adulterio, pues ya no existían límites de moralidad - todo lo que el ser humano puede imaginar ellos hicieron.Pero la gota que desbordó el vaso fue el pecado del robo.
Al finalizar el diluvio, Noaj (Noé) y su familia se multiplicaron y la tierra volvió a poblarse.Transcurrieron muchos años y la nueva generación comenzó a construir una enorme torre, con la idea de que ésta llegaría hasta el cielo y así podrían luchar en contra de D'os, salvándose de otro diluvio.
Aunque la idea de luchar en contra del Todopoderoso es algo absolutamente ilógico, lo que más estremece es el plan que intentaron llevar a cabo, construyendo la torre de Babel.
La generación de Babel hablaba un solo idioma, lo cual les permitió unirse para perseguir una meta en común.Es por eso que la técnica que utilizó D'os para anular su plan fue confundir sus lenguas, y al no entenderse uno con el otro, no podían seguir trabajando en conjunto, y consecuentemente, se fueron separando - según el idioma - dispersándose por toda la tierra.
Analizando el comportamiento de estas dos generaciones, la del diluvio y la de la torre de Babel, llegaremos a la conclusión de que el pecado de querer luchar en contra de D'os es mucho más grave que el robo - que fue lo que colmó el vaso y trajo la terrible destrucción.Entonces, ¿por qué D'os no castigó a la generación de la torre de Babel tan duramente como lo hizo con la generación del diluvio?
Nuestros Sabios responden que a pesar de que el pecado de la generación de Babel de luchar en contra de D'os fue muy grave, ellos poseían un gran mérito al estar unidos, sin que haya discordia entre ellos.
Cuando el versículo dice "Y toda la tierra tenía un mismo idioma" (Bereshit 11:1), su intención es enseñarnos que todos vivían con el mismo objetivo y la misma finalidad.Por este motivo el castigo que D'os eligió para ellos fue separarlos y no destruirlos.
Sin embargo, al incurrir en el adulterio y el robo, la generación del diluvio careció del mérito de la unión, y es por eso que no hubo compasión por ellos.
Según esta explicación, podemos entender la importancia que tiene para D'os la unión y la hermandad entre las personas.
Cuando el pueblo de Israel se acercó al monte Sinai para recibir la Torá, el versículo dice: "Y acampó Israel frente al monte" (Shemot 19:2).La pregunta es: ¿Por qué la Torá escribe "acampó" - en singular, y no "acamparon" - en plural?El motivo es porque en ese momento, al llegar al monte Sinai para recibir la Torá, todo el pueblo estuvo unido "como una sola persona con un solo corazón" (Rashí).
Este fue el mérito que consagró al pueblo para recibir la Torá.La Torá hace hincapié en que en ese momento estuvieron unidos, pues en los demás viajes por el desierto hubieron discusiones y peleas que provocaron una gran separación en el pueblo.Desde nuestro comienzo como nación hasta hoy en día, encontramos muchos ejemplos acerca de la gran importancia que tiene el hecho de estar unidos, tanto para vencer en las guerras como para tener un próspero futuro.
Por ejemplo, un tiempo después de la profanación del Bet Hamikdash (Templo de Jerusalem), los macabeos, siendo unos pocos judíos - pero muy unidos - salieron a luchar en contra del imperio griego.Según las predicciones, la guerra era un pequeño trámite para los griegos, pues semejante imperio tranquilamente podía arrasar con esos pocos judíos.
Sin embargo, cuando los iehudim están apegados a D'os y también unidos entre sí, no hay estadísticas que puedan prever lo que ocurrirá.Y efectivamente, así ocurrió con los macabeos, que con la ayuda de D'os pudieron vencer al gran ejército griego mediante grandes milagros - motivo por el cual celebramos la fiesta de Januká.
Y así dijo David Hamelej: "¡Qué bueno y placentero es cuando los hermanos están unidos!" (Tehilim 133:1).La unidad es el secreto para prosperar en todos los campos de la vida, en el social, familiar y nacional.

Se cuenta que el padre de una familia numerosa era muy anciano, y puesto que tenía problemas de salud muy delicados, reunió a todos sus hijos y les dijo:
"La persona nunca sabe cuándo llegará su último día, por lo tanto los reuní para que sepan cuáles son mis deseos para vuestro futuro".
Al finalizar sus palabras, él entregó a cada uno de sus hijos una caña, y les pidió que la partieran en dos.Sin mucho esfuerzo, lograron satisfacer el raro deseo de su padre.Luego, el hombre sacó un manojo de cañas y les pidió que lo quiebren.Fueron pasándoselo de mano en mano, pero nadie pudo partir aquel manojo de cañas.
Les dijo su padre: "Así ocurre en la vida.Cada uno de ustedes por separado puede ser vencido fácilmente, pero si estarán unidos nada podrá doblegarlos, por más grande que sea el problema".

Muchas veces hemos visto familias muy humildes en las cuales todos los hermanos lucharon juntos para salir adelante, y finalmente llegaron a ser millonarios.Por otro lado, hubieron familias que heredaron grandes fábricas, y por no haber trabajado juntos no pudieron mantener sus riquezas.
Hay dos factores fundamentales necesarios para poder vivir en verdadera unión y armonía.
Así como explicaremos en parashat Nasó, hay que amar la paz, buscarla y perseguirla. Quien realmente ama la paz, buscará siempre escaparse de todo confrontamiento y perdonará fácilmente a quien le hizo un daño.
Por otro lado, siempre debemos pensar bien de nuestro prójimo.Muchas discusiones son provocadas por no juzgar correctamente a nuestros compañeros.A veces, vemos hechos que se pueden juzgar para bien o para mal y sin dudarlo, en la mayoría de los casos, optamos por mirar el lado negativo, y así provocamos la pelea.
Si mejoramos en estos dos puntos, veremos una familia más armoniosa, y por ende, nuestra comunidad estará más unida y los beneficios que se pueden alcanzar son ilimitados.
Desde pequeños escuchamos el famoso refrán que dice: "la unión hace la fuerza".Para entender mejor este concepto veamos la siguiente historia:

Cuatro caballos blancos y hermosos, eran los que llevaban la carroza del rey.Un día de gran tormenta y mucha lluvia la carroza se estancó en un pantano.
El cochero comenzó a azotar a los caballos pero, a pesar del esfuerzo, no lograban salir de allí.
Un campesino con cuatro burritos que pasaba por allí, ofreció su servicio para ayudar al rey.
El cochero, con una sonrisa altanera, le respondió: "Estos caballos, cada uno de ellos el mejor de su tierra, fueron importados para el rey especialmente.Si ellos no logran sacar la carroza del pantano, ¿tus burritos podrán hacerlo?".
El campesino le suplicó al rey que le permita ayudarlo, y sin otra opción el rey aceptó.
Los burritos fueron atados a la carroza y en cuanto el cochero golpeó a uno de ellos, la carroza salió del pantano.
El rey, asombrado por el resultado inesperado, le pidió al campesino una explicación.
"La respuesta es muy simple" - dijo el campesino."Sus caballos vinieron de distintos lugares y no se criaron juntos.Al pegarle a uno de ellos, solamente ese sintió el dolor y empujó con toda su fuerza, mientras que los demás no sintieron la necesidad de esforzarse.
En cambio, mis burritos vivieron constantemente juntos, están siempre unidos, y al azotar a uno, les duele a todos.Ese es el secreto, Su Majestad".

Este ejemplo nos deja un claro mensaje: quienes realmente están unidos, lograrán sobreponerse a obstáculos que a simple vista son imposibles de superar.
El versículo dice: "Y hubo un rey en Ieshurún cuando las cabezas de la nación se reunieron; las tribus de Israel en unidad" (Devarim 33:5).Esta es la fórmula que Moshé Rabenu le entregó al pueblo de Israel para tener el mérito de estar cerca de D'os constantemente:
"Si los dirigentes de cada tribu de Israel se unen y consecuentemente lo hacen las mismas tribus, tenemos asegurado el triunfo de cada uno en particular y del pueblo en general".
El secreto de mantenernos unidos está en la tolerancia que uno puede tener hacia el prójimo.Lamentablemente, sobran los ejemplos de familias que se han dividido por discusiones sin sentido, como ser la política o el comercio.
La grandeza está en pensar en las consecuencias y prevenir las discusiones, a pesar de que nuestro prójimo no piense igual que nosotros.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]