Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Pinjas
Por. Rav Arie Natan



Las últimas bendiciones de Bilam se transformaron en una terrible maldición, este personaje, con toda su oculta maldad, y a pesar que por momentos Hashem le hizo sobreponerse sobre si mismo y subir a niveles de profecía nunca antes conocidos por él mismo, cayó nuevamente en las redes de la corrupción y de la enemistad que siempre tuvo contra el pueblo de Israel. Antes de separarse de Balak, el frustrado rey de Moav, le dio un consejo para poder golpear a Israel de una manera definitiva:

"El Dios de ellos odia la lujuria" (Sanhedrín 93ª)

El Creador del mundo, le explicó Bilam, entrega su protección al pueblo de Israel, mientras ellos cuiden las normas del recato y el pudor. La ley bíblica por excelencia dice que libertinaje en las relaciones humanas es la causa de los fracasos en el campo de batalla y las bajas que se producen en los combates militares, por lo tanto si los haces tropezar con comportamiento licencioso – la victoria estará en tus manos.

Y ciertamente tuvo éxito en este complot, leemos en las últimas líneas de la parashá anterior como las jóvenes de Moav salieron a terreno...

Comenzó el pueblo a tener relaciones prohibidas con las hijas de Moav (Bemidvar 25,1).

Y como consecuencia de este primer paso en el alejamiento del camino enseñado por Hashem, la fornicación llevó a la idolatría:

"Y se convocó el pueblo delante de los sacrificios de sus dioses y comió el pueblo de ellos y se prosternaron a sus ídolos" (ibíd. 2).

La consecuencia de estas desviaciones no se dejó esperar y la ira divina cayó sobre Israel, y de entre los jóvenes del pueblo murieron en una epidemia veinticuatro mil.

Los hechos relatados son el marco y fondo del actuar de Pinjás, por medio que él eliminó al líder de una de las tribus causó que la mortal epidemia se detuviera, desde un punto de vista superficial podemos contemplar un acto de esta tipo como un asesinato de corte puritano, y tal vez en circunstancias distintas y bajo otro liderazgo hubiéramos esperado una reacción que pusiera al agente tras gruesas rejas, sin embargo Pinjás, el hijo de Elazar, el hijo de Aharón el Kohén, no solo que no recibe castigo sino que Hashem le otorga su "pacto de paz". Frente a la discusión que se formó por la naturaleza de su actuar, y frente a las opiniones que criticaron lo que hizo bajo el prisma de un ascendiente no hebreo (algunos resaltaron el hecho que su abuelo paterno haya sido Yitró), se lanza la propia Torá y lo define como un héroe, un símbolo de celo divino que llevó a que un decreto grave como la epidemia se detuviera, todo gracias a su temple interno que le llevó a enfrentar un profanamiento del nombre de Hashem.

En este relato se encuentra una paradoja, ya que el paso a la pregunta sobre la aplicación de la justicia en el actuar de Pinjás, la recompensa recibida por él, el "pacto de paz" parece extraña frente a un hecho de suyo violento y nos lleva a cuestionarnos si para lograr alcanzar la anhelada "paz" es posible aplicar los métodos empleados por un celoso irreconciliable.

Para poder comprender el marco y fondo más en profundidad, y no quedarnos en una comprensión superficial del tema, debemos analizar a fondo los acontecimientos, entenderlos del principio al fin. El secreto de estos acontecimientos nos revela el propio Bilam cuando dice su famosa frase:

"¡Cuán bellas son tus tiendas Yaakov, tus moradas Israel!" (Bemidvar 24.5)

Rashí siguiendo al Midrash sobre este versículo nos enseña que la belleza que Bilam distinguió en las tiendas y moradas de Israel fue "que vio las puertas de sus tiendas, que no estaban unas frente a las otras". Bilam distinguió la cualidad tan enraizada del recato y el pudor que definía al campamento de Israel, una sociedad cuyas puertas no se enfrentan es una sociedad más pura y más sana. Desde varios aspectos el hecho de la privacidad da una dimensión de extensión en la vida familiar, las relaciones humanas adquieren un tono más rico y más íntimo; por sobre el deseo de hurgar en la vida del otro, le levanta una cualidad de vida mucho más constructiva y familiar. Este estilo de vida no era conocido por Bilam en las culturas de las que provenía, el mundo pagano se definía como hedonista en un grado que aun hoy percibimos de su cultura, siendo los restos de estas civilizaciones ejemplos palpantes de un pensamiento estético más que ético, material más que espiritual, político más que familiar.

Observó Bilam el campamento de Israel, y puso atención del respeto profundo que cada uno tenía con respecto a la vida privada del otro, de tal modo nadie agita la vida del prójimo, no lo envidia, no murmura de él, no desea su casa, su mujer o sus éxitos. Esta es la decencia en su sentido más amplio, en su más alta expresión, esto lo percibió Bilam cuando se paró frente a ellos en uno de los montes de Moav. Esta visión cualitativa le causó declarar asombrado:

"¿Quién puede tocar a estas personas, que conocen a sus padres y a sus familias?" (Bemidvar Rabá 2.4).

No existe una fuerza en el mundo que pueda atacar a este pueblo, mientras que los pilares de sus casas y familias estén basados sobre los valores que mencionamos. Esta ley es como una de las leyes de la naturaleza.

El consejo que entregó, por lo tanto, Bilam a Balak fue romper este sistema de valores, dañar la pureza de la familia israelí por medio de despertar la provocación de los malos instintos humanos siempre presentes, de tal modo se igualará este pueblo al resto de los pueblos – entonces se podrá contra ellos de manera militar, pues la protección divina habrá dejado lugar a las circunstancias. De tal modo cumplieron las jóvenes de Moav muy bien a esta misión, y como nuestros maestros nos han enseñado en pocas pero precisas palabras "rompieron la decencia del mundo", la armonía cualitativa y espiritual del pueblo fue rota. La locura se hizo presente...

Este colapso ético alcanzó también a algunos de los dirigentes del pueblo, cuyos corazones se vieron presos de este libertinaje, en especial sobresale aquí el líder de la tribu de Shimón que casi causó una anarquía total dentro del campamento, y así se expresan los hechos:

"He aquí un varón de los hijos de Israel vino y presentó a sus hermanos a la midianita, frente a los ojos de Moshé y delante de toda la congregación de los hijos de Israel, y ellos comenzaron a llorar en la puerta del Tabernáculo" (Bemidvar 25.6)

Este versículo concentra dentro suyo una gran drama, el varón de Israel que se acercó donde Moshé era Zimrí Ben Salú, el líder de la tribu de Shimón, este varón no solamente rompió con los límites de la decencia y de la moral hebrea, sino que también se enfrentó a Moshé con argumentos capciosos, queriendo insinuar que el supremo maestro que demanda comportamiento decente no es mejor que él mismo:

"Hijo de Amram" preguntó el licencioso indicando a su preferida... "Hijo de Amram: ¿Esta está permitida o prohibida? Moshé le respondió: está prohibida; entonces le replicó Zinrí: Y aquella que tu tomaste ¿Acaso no es midianita? (se refería a Tzipora, la esposa de Moshé). El Midrash agrega que inmediatamente se debilitaron las manos de Moshé y no respondió, todos comenzaron a llorar. (Bemidvar Rabá 20.24). Esta es la fuerza de la bufonería, este tipo de reacciones triviales suele acarrear falta de fuerzas, debilita la conducción... hasta el llanto; así en este caso la pregunta irrelevante de Zimri llevó a que la paradoja se asentara en Moshé y no pudiera responder con la ley precisa en esta situación.

 


 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]